Ni la derrota arruinó la fiesta "monumental" de River

Ni la derrota ante San Lorenzo, ni los dos penales dilapidados, ni la fenomenal actuación del “aguafiestas” Sebastián Torrico ni el golazo de la promesa del fútbol argentino Adolfo Gaich arruinaron la fiesta que River tenía preparada anoche de antemano, la del primer aniversario de la final histórica de la Libertadores en Madrid, en la que el millonario derrotó y puso de rodillas a Boca y conquistó su cuarta copa, el 9 de diciembre de 2018.

El árbitro Patricio Loustau decretó el final del pleito y la victoria de San Lorenzo a las 23.45 y el Monumental siguió repleto, a oscuras y solo iluminados por celulares de miles de hinchas. Quince minutos después, cuando los relojes marcaron las 12 de la noche ya del lunes 9, el estadio Antonio Vespucio Liberti explotó de algarabía y allí entraron en acción los fuegos artificiales y los cánticos de River entonaron los populares cánticos en contra de Boca y recordando aquella épica final ganada en Europa. Se revivieron los goles de Lucas Pratto, Juan Fernando Quintero y Gonzalo “Pity” Martínez con aquella corrida memorable. 

La hinchada cantó una y otra vez: “¡El que no salta, murió en Madrid!” y se acopló al instante con el hit de Los Palmeras, “La Chola”, con ritmo de cumbia santafesina. La producción continuó con el mosaico conformado en la platea San Martín, con los colores rojo y blanco y con la inscripción “9 Dic”. 

 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...