Gimnasia viajó con un incentivo necesario al litoral y un pedido: ganar y salvarse

Gimnasia y Tiro quedó muy complicado con el descenso tras los dos puntos que dejó en el camino ante San Martín de Formosa. Está obligado a lograr mañana lo que este equipo no puede conseguir hace más de un año: ganar afuera de la provincia, para evitar tener que definir su permanencia o su caída al Regional Amateur en la última fecha, nada menos que en el clásico con Juventud.

Pese a ello, el hincha millonario, que por primera vez acompañó al plantel en gran medida el pasado miércoles (de tener una media de mil personas jugando de local en todo el torneo, fueron casi 3 mil los albos que se llegaron al Gigante del Norte en el choque ante los formoseños y alentaron y empujaron casi todo el partido), demostró que, si bien en gran medida le dio la espalda a su equipo en situaciones complicadas, cuando las “papas queman” y en momentos culmines y decisivos con el incómodo fantasma del descenso acechándolo, acompañan y sostienen a un grupo que hoy los necesita más que nunca. 

Si bien los seguidores albos no podrán estar presentes mañana, cuando el equipo de Ramasco visite a Crucero del Norte por la penúltima fecha de la Reválida, a las 17.30, en la complicada Garupá, aquellos que sufren con el presente de Gimnasia decidieron despedir al grupo con un banderazo de aliento y apoyo, en la puerta de la zona de vestuarios del club, desde donde la delegación del albo partió en micro ayer por la tarde rumbo al litoral argentino. Un nutrido grupo de hinchas esperaron a los futbolistas en la puerta de la zona mixta para alentarlos y arengarlos en la previa de esta “final”, como para que sientan que pese a la distancia no estarán solos.

Dos cambios para ganar
Los regresos cantados de Fabio Giménez y Pablo Motta al equipo titular tras purgar sus respectivas sanciones serán en definitiva las dos únicas variantes en el albo para salir a ganar en Misiones, ya que el DT Ramasco, pese a las impericias en la definición ante los formoseños, quedó conforme con el rendimiento del equipo en general y con la actitud del conjunto, fundamentalmente con la joven dupla de ataque conformada por Juan Pablo Pereyra y Enzo Roggio, que las pelearon a todas ante San Martín y se ganaron la permanencia en el once titular, relegando otra vez al banco de suplentes al cuestionado Diego Martínez, de flojos rendimientos cuando le tocó jugar.

Giménez relevará a Lucas Medina, uno de los más flojos en el partido pasado en el lateral izquierdo; y el capitán reemplazará al suspendido Pablo Agüero. Además de los once iniciales, viajaron a Posadas Facundo Abraham, Agustín López, Matías Macoritto, Gianfranco Marocco, Medina, Joaquín Mateo, Diego Martínez y Luciano Herrera. Uno quedará afuera del banco mañana.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...