Llegó el obispo que  investigará a  Zanchetta en Orán

Ayer arribó a la ciudad de Orán el representante del Vaticano que tendrá a su cargo las investigaciones relacionadas con las denuncias contra exobispo de la diócesis norteña, Gustavo Zanchetta, por abuso sexual contra seminaristas. Se trata del obispo de Tucumán, monseñor Carlos Alberto Sánchez, quien llegó acompañado de dos asistentes.

El prelado se instaló en la casa de retiro y de inmediato se abocó a la tarea encomendada por el Vaticano, que consiste en la toma de declaraciones a los seminaristas que acusaron a Zanchetta de haber sido víctimas de abuso sexual durante el tiempo que se desempeñó al frente de la diócesis de la última ciudad fundada por los españoles en América.

Las fuentes consultadas señalaron que la Santa Sede designó para esta tarea al obispo tucumano con el fin de recolectar en el lugar de los hechos toda la información de las acusaciones que pesan contra Zanchetta. En ese sentido, las declaraciones que se tomen servirán de plataforma para que en el futuro se realice el juicio canónico al controvertido sacerdote. El trabajo de monseñor Sánchez en la ciudad de Orán se realiza bajo estricta reserva.

Sin embargo, trascendió que el enviado del Vaticano no solo tomará declaración a los seminaristas, sino también a los tres sacerdotes que lo denunciaron a Zanchetta por abusos sexuales y de poder. El padre Juan José Manzano declaró a El Tribuno que en 2015 ya habían presentado ante la Nunciatura en Buenos Aires elementos de pruebas suficientes que confirmaban los desmanes económicos y abusos del exobispo norteño, entre las que se contaban fotos de Zanchetta en actitudes obscenas.

Los casos de abusos eclesiásticos que involucran a Zanchetta salieron a la luz a partir de una investigación publicada por este medio a fines del año pasado. Las denuncias de los semininaristas y de los sacerdotes norteños terminaron por develar el verdadero misterio acerca de los motivos que llevaron a Zanchetta a renunciar de manera sorpresiva al obispado de Orán en 2017. Y lo que más sorprendió aún fue el hecho de que el papa Francisco le haya creado un cargo de alto rango en el propio Vaticano.

En febrero pasado las denuncias contra el cura llegaron a la Justicia a partir de una actuación de oficio dispuesta por la Fiscalía Penal de Violencia Familiar y de Género de Orán, a cargo de María Filtrín. Para reforzar la tarea de la representante del Ministerio Público, el procurador general de la Provincia, Pablo López Viñals, dispuso la actuación conjunta de Filtrín con el fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid. En la resolución se considera la complejidad de los hechos investigados y la participación de Obeid en la investigación se resolvió por tratarse del fiscal que investigó al exsacerdote Emilio Lamas, también acusado de abuso sexual.

Con expresas directivas

“Monseñor Sánchez llegó a Orán con expresas directivas del Vaticano”, dijo una fuente religiosa a este medio. Según el informante, ayer el obispo de Tucumán inició su tarea con la convocatoria a la casa de retiro de los seminaristas que denunciaron a Zanchetta por abuso al exobispo de la diócesis norteña. Se supo que la investigación del obispo de la vecina provincia puede demandar varios días. 
“Por sus ocupaciones en el obispado de Tucumán es probable que monseñor Sánchez tenga que retornar en varias ocasiones a Orán”, señaló la fuente. Trascendió que las directivas que tiene el religioso no solo consisten en tomar declaraciones a los seminaristas supuestamente abusados, sino a los sacerdotes que ya habían informado en su momento a las autoridades de la iglesia católica acerca de lo que estaba sucediendo con Zanchetta en Orán. Ante el cariz que tomaron los acontecimiento, finalmente, el papa Francisco decidió tomar cartas en el asunto y por eso dispuso que el obispo de Tucumán se haga cargo de la investigación.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...