Una crisis muy condimentada

Por Sebastián Russo

No pasaron cinco años de la obtención de la tan anhelada Copa Libertadores, aquel sueño perseguido por San Lorenzo durante casi 50 años, y el presente lo encuentra sumergido en una crisis sin precedentes, comparable quizás con la pésima gestión de Rafael Savino y acentuada por Carlos Abdo que llevó a San Lorenzo a estar cerca de su segundo descenso en 2012.
Con el equipo en el último lugar, el viernes se conoció la sanción decretada por la Superliga de descontarle al ciclón 6 puntos al finalizar el torneo y la prohibición de incorporar jugadores para la próxima temporada. La razón del fallo se basa en irregularidades que advirtieron en la presentación de las declaraciones juradas sobre los pagos a los jugadores.
Según el fallo: “Dicho de otro modo, el CLUB no pagó los sueldos, mintió a la SAF y en la etapa de verificación intentó reforzar esa inveracidad con adendas que no cumplen con los requisitos formales exigidos. Lucen como una justificación ex post de la situación salarial detectada y que se intentó ocultar a la SAF”. 

Los argumentos

Desde la dirigencia, explicaron que el problema surge por la “refinanciación de las primas de algunos contratos que están en dólares. Y en todos los casos la refinanciación fue aceptada por los jugadores y pagada como se acordó”.
Si bien San Lorenzo tiene cinco días para apelar, de no lograr revertirse la situación, el panorama para la próxima temporada encontraría a ,os del Bajo Flores a sólo 9 puntos de la zona de descenso cuando hace solo tres temporadas estaba en los máximos puestos, sin preocupaciones en lo absoluto.
Desde la cúpula dirigencial, rápidamente atribuyeron el fallo como una revancha dada la intensa actividad política de Marcelo Tinelli en los últimos días, primero almorzando con Roberto Lavagna y luego afirmando que tanto Macri como Cristina son “la misma cara de la moneda”.
En el entorno del conductor de Showmatch, ven esto como otra vendetta desde la Presidencia, con el antecedente del escándaloso 38 a 38, donde Tinelli aspiraba a ser presidente de la AFA. Daniel Angelici tomó las riendas y logró que Chiqui Tapia asumiera el mando frustrando las aspiraciones de Tinelli. 
El presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, también quiere jugar en política y está coqueteando con sectores peronistas de la Ciudad, para impulsarse en las PASO como Jefe de Gobierno.
Quitando las suspicacias, la realidad es que desde la obtención de la Libertadores el desempeño deportivo fue decayendo drásticamente, muchos señalan esta realidad en que para Lammens, el objetivo deportivo ya estaba cumplido, y que la prioridad pasa por la compra definitiva de los terrenos de Avenida La Plata, que se hará efectivo en Julio.
Pero eso no justifica el desarme del plantel, a precios menores que otros clubes. Desde el caso de Ángel Correa, vendido en tan solo 6 millones de dólares al Atlético Madrid, pasando por Julio Buffarini, Sebastián Blanco, Walter Kannemann y Paulo Díaz, todos vendidos a precios menores que lo que intuía se podría obtener. 
Además, todos estos jugadores fueron reemplazados cada vez más con otros de notable menor jerarquía; y al por mayor. Situaciones como las de Gabriel Gudiño y Alexis Castro, que fueron comprados por millonadas y hoy deambulan a préstamo por equipos de menor fuste, o Valentín Viola, que llegó para reemplazar a Ezequiel Cerutti y solo jugó 20 minutos para desgarrarse y vérselo jugar en torneos de barrio con sus amigos. 
En el tema entrenadores, el caso más notable es el del Pampa Biaggio, que tras un más que aceptable primer ciclo, aceptó la no llegada de incorporaciones a principios de 2018. 
Siempre rondó el rumor que Biaggio era un técnico sumiso a la cúpula dirigencial, incapaz de rebelarse. Su segunda campaña resultó pésima obteniendo el 37% de los puntos, y llevó a San Lorenzo a la situación actual. 
La llegada de Jorge Almirón fue un acierto a priori, no así el arribo masivo de jugadores, varios acercados por el representante del propio Almirón, Christian Bragarnik, conocido por su influencia, llevando jugadores de manera masiva a Defensa y Justicia, Racing e Independiente, entre otros. 
Fueron 10 jugadores, cuatro de ellos colombianos sin mayores referencias. En el paupérrimo presente de San Lorenzo, Román Martínez, cuya última participación fue en el ascenso, gastando sus últimos cartuchos, ahora es el responsable de que el Ciclón haya quebrado la racha de 14 partidos sin ganar.
Si la quita de puntos se hace efectiva, no sólo San Lorenzo quedará último por primera vez en su historia, sino que además afrontará la próxima temporada peleando el descenso y sin caras nuevas.
Sea una vendetta política o no, la realidad es que la decadencia de San Lorenzo se arrastra desde hace tiempo y no necesariamente provenga de órdenes de Balcarce 50.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...