Los diez hábitos que dañan el cerebro

El cerebro está capacitado para realizar diversas actividades, sin embargo, existen hábitos que lo pueden dañar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) enlistó algunos:

1) Consumo alto de azúcares: al no tener una dieta saludable y balanceada el cerebro se ve afectado.

2) No desayunar: la primera comida del día proporciona los nutrientes necesarios para tener energía y comenzar el día activo. Comer los alimentos adecuados harán que el cerebro funcione. De lo contrario, este se encargará de mandar señales de emergencia para tener "combustible".

3) Fumar reduce la materia cerebral y el suministro de oxígeno al cerebro. Se ha demostrado que promueve la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer. Además, las aminas heterocíclicas que se liberan durante la combustión del cigarrillo interfieren con la replicación correcta del ADN. Esto causa mutaciones que dan lugar a células cancerosas.

4) Exponerse a ambientes contaminados podría interferir con el intercambio de gases, transporte y procesamiento de oxígeno hacia las células, lo que reduce la eficiencia cerebral.

5) No dormir ocho horas: privarse del sueño acelera la muerte de las células cerebrales a corto plazo y mantendrá a la persona cansada y de mal humor durante el día.

6) Comer alimentos que el cuerpo no necesita provoca una acumulación de sustancias residuales en forma de grasas y endurecimiento de las arterias cerebrales.

7) El beber alcohol puede arruinar los órganos, principalmente el sistema nervioso, el hígado y el corazón. Lo que impacta en las reacciones químicas que tienen lugar en el cerebro. El alcoholismo también mata las neuronas y reduce la velocidad con la que se transmiten los impulsos nerviosos. Se ha demostrado además que en ocasiones el consumo de alcohol produce en el cerebro adolescente "fallas irreversibles" en el desarrollo del sistema nervioso.

8) Estrés y violencia: el primero provoca varias reacciones al sistema nervioso, algunas de las cuales reducen la capacidad mental y también aumentan el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y ataques cardíacos. Respecto a la violencia, un estudio de la Universidad de Londres encontró que el cerebro de los niños maltratados aprende a protegerse y se vuelve hipervigilante, queda en constante alerta, expectante y activo, tratando de encontrar casi de manera continua signos potencialmente peligrosos o amenazantes. La activación cerebral tan grande y tan constante provoca un amplio desgaste emocional y cognitivo, y produce niveles de ansiedad muy elevados, por lo que serán incapaces de controla la ansiedad cuando sean adultos.

9) No realizar actividad física por lo menos tres días a la semana. Si no se realiza alguna actividad física, el cerebro se va haciendo viejo y se corre más riesgos de padecer una enfermedad cerebral.

10) Leer un libro o trabajar a través de una búsqueda de palabras para estimular el cerebro aumenta la capacidad de aprendizaje y la memoria.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...