Sebastián Simón aspira a la corona de reina en Vendimia para Todos 

En 2018 la salteña Agostina Aguirre (23) fue coronada reina de la Vendimia para Todos. Este año Sebastián Simón (36) quedó preseleccionado para aspirar al mismo título y también precisará del apoyo de los salteños para lograrlo. 
Sebastián está concursando como drag queen con su personaje Imperia, porque este año el certamen mendocino, que tiene 25 años de trayectoria, abrió el espectro. A los candidatos trans, gays, lesbianas y bisexuales añadió a los drag queens. “Al concurso llegué por esas señales que pasan de manera inentendible, pero para las cuales uno se va preparando toda la vida. A mí dos semanas antes de que empiece el casting me había empezado a seguir de la nada la cuenta de Instagram Vendimia para Todos, como sigue a mucha gente, sin tener ningún contacto en Mendoza. Vi la última publicación que tenía y era: ‘Buscamos candidatos y candidatas para el trono de rey y reina de la Vendimia para Todos’. Entre los requisitos figuraban ser mayor de 18 años, tener buena presencia y ser trans, bi, gay y drag. Pensé: ‘Si esto no es una señal, no sé qué es’”, comentó a El Tribuno. Si de señales se trata su vida entera está regada de indicios. “Tenía doce años y les hacía shows en el patio de mi casa a mi familia imitando a Reina Reech. Como actor me gustaba la transformación, pero descubrí el arte del drag queen hace dos años. Yo no sé pintar cuadros, pero descubrí que puedo hacer arte con mi cuerpo porque eso es un drag queen: arte viviente”, sintetizó. Añadió que uno de sus objetivos es difundir el arte drag para que no quede circunscripto a aquello que no puede ver la luz del día. 
“En el teatro isabelino, en la época de Shakespeare no se podían subir al escenario las mujeres, sino hombres vestidos de mujer. A ellos les decían drag por ‘dressed as a girl’ o ‘vestido como chica’. De ahí viene la inspiración de los drag queen, que exageran la figura femenina. Ojos más demarcados, más pestañas, más pelo, más uñas, más altura en los tacos, más vestuario. Te inspirás en la figura femenina para crear un personaje exacerbado”, instruyó. En algunas imágenes su Imperia gana un aire a Conchita Wurst, el personaje creado por Tom Neuwirth el cantante austríaco, hoy reconocido como “el gran embajador austríaco de la tolerancia”. 
Empezamos a conquistar primero la noche, animando en los boliches. El drag queen está de moda, pero el desafío creo que está en trascender la noche y llegar a ser un producto que lo consuma la familia. 


“El nombre Imperia se debe a que yo mido un metro ochenta y me pongo tacos de veinte centímetros. Esa cosa imponente, de dos metros, necesitaba un nombre imponente también”, señaló. 
Sebastián se desempeñó cinco años como coconductor en programas del actual Telefe Salta. Además, trabaja hace 17 años en el Ministerio de Cultura, Turismo y Deporte. Allí conduce y está involucrado en la organización de eventos a nivel local y nacional. “Los drag queen empezamos a conquistar primero la noche, animando en los boliches, y el drag queen está de moda, pero el desafío creo que está en trascender la noche y llegar a ser un producto que lo consuma la familia”, comentó. 
El leit motiv de Vendimia para Todos serán los 500 años de Leonardo da Vinci. Del 8 al 18 Sebastián tiene que estar en Mendoza para participar del carrusel, la vía blanca, los cócteles principales y de la fiesta central, que se realizará el 26 de marzo en el Arena Maipú Stadium de Mendoza. 
Los organizadores filmarán un reality show sobre aspectos que consideren salientes de cada candidato, debido a que el público se erige como jurado. 
Para ello, son certeza Vendimia para Todos habilitará enlaces en la app y la página web del concurso antes del 16 de marzo. Desde allí transmitirá Sebastián su mensaje, que acota en tres palabras: amor, inclusión y diversidad. 

Los secretos

El elaborado maquillaje: Sebastián aprendió cómo maquillarse con Liborio Pablo Iuculano (Elektra Trash cuando drag). “Invertí y me fui tres días a hacer un curso con él en Buenos Aires. Para todos los drag queens es un referente, es como la nona nuestra”, destacó. La transformación total le lleva alrededor de cuatro horas. 

El vestuario, pura creación: los drags crean un cuerpo de fantasía, usando rellenos para aparentar formas femeninas. “Solo sé coser recto porque tengo máquina de coser en mi casa. Si es una pollera tubo la puedo hacer, pero no se moldería. Entonces me compro ropa y la adapto. Más que nada le hago todo tipo de apliques”, relató.

En la caracterización prima el ingenio: Sebastián sabe peluquería básica y siempre tiene asistentes para los elaborados peinados en sus pelucas. “Esto es para mí más ingenio que otra cosa”, definió. Añadió que los zapatos que usa tienen en promedio veinte centímetros de alto, lo que supone un vértigo para llegar al equilibrio. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...