No pueden pagar alquileres, mientras siguen esperando la entrega del Bº La Rinconada

La historia del barrio La Rinconada, ubicado a pocos metros de la ruta nacional 68, Cerrillos, es una trama de angustias y desesperanzas. La urbanización nació hace algunos años con la finalidad de dar una rápida solución habitacional a familias de la localidad, pero una serie de infortunios y problemas “administrativos” desvirtuaron su objetivo.
Alejandro Romero, uno de los adjudicatarios contó en primera persona su larga espera: “Estoy viviendo junto a mi mujer y a mi hijo en la casa de mi cuñado, que nos prestó un espacio porque no estamos en condiciones de pagar un alquiler. En 2017 salimos sorteados y nos dijeron que en poco tiempo nos podíamos mudar. El avance de las obras era en ese entonces de casi un 99%, pero pasaron más de dos años y sigue igual. Solo falta la conexión a las cloacas y el gas”.
Romero agregó: “Las demoras comenzaron cuando Nación dejó de enviar los fondos hace unos años y la Provincia se hizo cargo. Sergio Zorpudes, del IPV, nos dijo que el gobernador ya dio la orden para que se terminen las obras, pero la empresa a cargo parece que no quiere aceptar la terminación de las obras porque, según nos dicen, habría una diferencias de precio. La cosa es que seguimos esperando y no podemos más”.
El joven señaló además: “Los triste es que hay familias a las que están desalojando de las casas que alquilaban, porque ya no pueden pagar. No saben qué hacer, pese a estar adjudicados y que las casas están prácticamente listas desde hace mucho tiempo”. 

“No tenemos fecha de entrega”

Débora: “Yo vivo en la casa de un tío, por suerte no tengo la misma problemática que mis otros vecinos -de ser desalojados o pagar alquiler-, pero como ellos también necesito mi casa, mi lugar para vivir con mi hija. Todavía no nos dieron ninguna respuesta de fecha de entrega, solo hay que esperar a que lleguen a un acuerdo con la empresa constructora para que terminen la obra”.

Una muy larga espera

Lo que en un primer momento era un sueño cumplido, hoy se ha tornado en una verdadera pesadilla. Tras haber sido sorteados en 2017, aún no pueden ocupar las viviendas. Desde entonces “los pequeños detalles” que restaban concluir, avanzaron lentamente, no concluyeron y el tiempo transcurre. Es que la delicada situación económica les hace prácticamente imposible seguir afrontando el pago de alquileres. La angustia es aún mayor, al ver que hace prácticamente tres años tienen el derecho a un techo propio, que cumplieron con todos los requisitos y superaron las diferentes instancias de rigor, pero por motivos “administrativos” aún no pueden acceder a él.
Hubo un sinnúmero de gestiones de los vecinos, de la senadora, de los diputados locales y concejales en los últimos tiempos para agilizar la finalización de la obra y que se realice la entrega de las casas en cuestión. Pero, hasta el momento ninguno de los esfuerzos prosperó. 
La urbanización se levanta entre los barrios Congreso Nacional y Los Alamos. 

De acuerdo al IPV, desde 15 de abril del corriente año la obra está completamente paralizada y el avance de obra es del 98,77%, mientras un centenar de familias continúa en espera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...