Hoy es el Día del Perpetuo Socorro, la “Virgen Gaucha”

Hoy se conmemora en Argentina el Día de la Virgen del Perpetuo Socorro, más conocida en el norte como la “Virgen Gaucha”. Se trata, de acuerdo a la Iglesia Católica, de la patrona de los padres Redentoristas. Su imagen se encuentra en la parroquia San Alfonso, de la ciudad de Salta, y representa el cuidado que brindó la Virgen a Jesús desde su concepción hasta la muerte por lo que “hoy sigue protegiendo a los hijos que acuden a ella”, explican desde ACI Prensa.

De acuerdo al calendario litúrgico, mañana dará inicio el rezo de la novena que se extenderá hasta el sábado 6 de julio. Habrá misa y novena todos los días a las 7, 8.30, 10, 11.30, 15, 16.30, 18, 19.30 y 21.

Desde el Arzobispado de Salta informaron que a través de su sitio web se transmitirá en directo las misas de las 19.30 y 21, y el rezo de la novena del Perpetuo Socorro. 
La festividad central será el domingo 7 de julio, con la celebración de una misa y procesión a las 15.30, de la que participarán devotos, grupos parroquiales, movimientos apostólicos, escuelas, colegios, que como es una tradición llevarán banderas y estandartes. El circuito se extenderá por Leguizamón, Sarmiento, Belgrano, Balcarce, Plaza Güemes y regreso a la Leguizamón. Habrá desfile de instituciones y fortines gauchos frente a la Legislatura provincial, a las 17.30. De regreso, se celebrará otra misa en la Iglesia San Alfonso a las 20.30.

 

Oración:

¡Santísima Virgen María, que para inspirarme confianza habéis querido llamaros Madre del Perpetuo Socorro! Yo os suplico me socorráis en todo tiempo y en todo lugar; en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida y, sobre todo, en el trance de la muerte. Concédeme, ¡oh amorosa Madre!, el pensamiento y la costumbre de recurrir siempre a Vos; porque estoy cierto de que, si soy fiel en invocaros, Vos seréis fiel en socorrerme. Alcanzadme, pues, la gracia de acudir a Vos sin cesar con la confianza de un hijo, a fin de que obtenga vuestro perpetuo socorro y la perseverancia final. Bendecidme y rogad por mí ahora y en la hora de mi muerte. Así sea.

¡Oh Madre del Perpetuo Socorro! Rogad a Jesús por mí, y salvadme.

 


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...