En tres años el stock ganadero de Salta creció más de un 30%

Con casi 1,5 millones de cabezas y dos de los cinco feedlots más grandes de Argentina, la participación de Salta en el stock ganadero nacional creció al 2,7%. El dato, que marca un nuevo techo alcanzado por el sector, se desprendió de la primera campaña de vacunación anual contra la fiebre aftosa iniciada en marzo último.

Según los registros que suministró a El Tribuno la Dirección General de Ganadería, organismo que conduce Ignacio Chavarría, la provincia llegó este año a 1.457.818 cabezas bovinas. En todo el país, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) registró una existencia de 53.945.808 animales vacunos.

En tres años, la producción bovina de Salta creció en 331.347 cabezas (un 30,19%), a pesar de las trabas y limitantes que todavía enfrenta la actividad para desarrollar su potencial. Bajo un clima económico y de ordenamiento territorial poco amigable con nuevos proyectos e inversiones productivas, sin líneas de crédito accesibles ni estímulos fiscales, la apertura de mercados internacionales bastó para que toda la cadena agrícola, ganadera y de la carne empezara a repuntar en 2016.

Entre 2009 y 2015 la producción bovina de Salta se había mantenido amesetada apenas por encima del millón de cabezas. En ese lapso de seis años la variación del stock bovino provincial fue de solo un 5,7%.

El notorio salto de la ganadería tiene varios rasgos que la mesa directiva de la Sociedad Rural Salteña, bajo la presidencia de Ignacio García del Río, analiza con mucho interés. Como saldo positivo del balance de ingresos y egresos de carnes y animales para faena, el vicepresidente de la entidad, Carlos Segón, destacó que Salta "pasó a una etapa de autoabastecimiento", un sueño que se perseguía desde los tiempos en que el ingreso de carne era equivalente a la producción de tabaco.

El reconocido analista agropecuario remarcó que "Salta produce hoy más gordos (animales terminados) que los que consume". Segón hizo notar que en el balance de invernada de 2018 resaltaron alrededor de 200.000 terneros y 60.000 novillos y vaquillonas que fueron ingresados principalmente desde Chaco, Formosa y Corrientes.

Esos ingresos también se reflejan en los registros que muestran a la actividad en despegue.

Grandes feedlots

Grandes emprendimientos de engorde a corral (feedlots) desarrollados en distintos departamentos de la provincia inciden en la curva en alza. Los de Inversora Juramento (Anta) y Desdelsur (San Martín) se cuentan entre los cinco más grandes del país. 
Inversora Juramento concentra buena parte de su actividad agropecuaria en Joaquín V. González. La firma alcanzó una marca de 82.000 cabezas encerradas en 2018. Actualmente tiene 65.000 cabezas en corral y otras 35.000 con engorde a campo. 

Desdelsur tiene las bases de su emprendimiento a 16 kilómetros de Tartagal, sobre la ruta nacional 86. La empresa se dispone a ampliar su capacidad de su producción de 52.000 a 80.000 cabezas con créditos que le aprobaron el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), el Banco Galicia, el BID Invest y el Rabobank de Holanda por cerca de 42 millones de dólares. 

Además de los establecimientos de Inversora Juramento y Desdelsur, hay en distintos puntos de la provincia otra decena de feedlots con capacidades de engorde de 10.000 a 30.000 cabezas. Están mayoritariamente radicados en Anta y San Martín. En el Valle de Lerma también se plasmaron importantes inversiones privadas en engorde a corral.

Cuotas Hilton y 481

Desde 2016, Salta ganó posiciones en los mercados internacionales de la carne con cuotas Hilton y 481 (Unión Europea), China y otros destinos extraeuropeos. 

Granos, en carne

En Salta, por las grandes distancias a los puertos y los altos costos de los fletes, convertir granos en carne es una opción que tiene especiales implicancias en la competitividad y el sostenimiento de muchos productores. 

En anteriores campañas, el flete en camiones hasta el puerto de Rosario (con tarifas que rozaban los 75 dólares por tonelada) llegó a representar hasta un 50% del costo total del maíz. En esas condiciones, transformar granos en carne, más que una forma de agregar valor, era para muchos productores una opción obligada para evitar la ruina. 

Hoy, por efecto de la devaluación, el costo del flete promedia en los 45 dólares. Aun así, una tercera parte de la cosecha de maíz se queda en Salta, donde sostiene distintas producciones agropecuarias (bovina de carne y leche, porcina y avícola de carne y huevo). Alrededor de un 10% de la cosecha de soja también se vuelca en la alimentación de animales vacunos, cerdos y aves a corral.

La relación de las cosechas de maíz y soja con la evolución del stock bovino de Salta tiene confluencias notables en los registros de la Dirección de Ganadería y la Asociación de Productores de Granos del Norte (Prograno). 

Durante la campaña 2012/13, recordada por una de las peores sequías, la cosecha de maíz cayó de las 788.310 toneladas que se habían producido durante el ciclo anterior a apenas 144.650 toneladas.

En el caso de la soja, el derrumbe interanual fue de 668.035 a 267.607 toneladas. Los registros ganaderos mostraron inmediatamente después la única caída de la participación de Salta en el stock bovino nacional. Incluso con las existencias de hacienda planchadas entre 2009 y 2015, desde 2003 la evolución interanual fue siempre positiva, salvo la de 2014.

El rodeo bovino nacional se mantuvo desde 2003 hasta 2008 entre las 57 y 60 millones de cabezas.

A partir de 2009 los registros cayeron de 54 a 51 millones en 2015. Desde 2016 hasta estos días crecieron hasta las 53.945.808 cabezas bovinas que se contabilizaron en la campaña de vacunación iniciada en marzo último. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...