Pablo Ventura fue el último de los detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell. En las últimas horas trascendió que fue señalado por el resto de los rugbiers acusados como partícipe del hecho, pero su familia asegura que el viernes por la noche estaba cenando con ellos en Zárate.

“Pablo es inocente y tenemos las pruebas”, afirmó a Todo Noticias José María Ventura, padre del joven detenido, y agregó: “No sabemos por qué lo involucraron”. A su lado Jorge Santoro, su abogado, avaló el trabajo del fiscal a cargo de la investigación: “Evidentemente alguien de los detenidos lo nombró y vinieron a buscarlo pero nunca estuvo ahí”.

De acuerdo a su relato, Pablo cenó con él y con su madre en un restaurante en la Costanera de esa localidad bonarense y después de comer se fue a la casa de unos amigos. “Tenemos pruebas”, remarcó Ventura. Después enumeró: “Hay filmaciones, están los amigos de testigo y también una vecina que lo vio entrando al auto”.

“Mi hijo nunca salió de Zárate”, dijo Ventura, quien además negó que Pablo fuera amigo del resto de los detenidos. “Él nunca jugó al rugby, mi hijo es remero”, resaltó, aunque admitió que sí son conocidos del club donde cada uno practica su deporte.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...