Por los ataques, operarios de servicios temen ir a los barrios

Por los últimos ataques o hechos vandálicos, las empresas de servicios publico empezaron a realizar serios planteos a la Policía. La situación es alarmante: hubo amenazas a operarios de Lusal con armas blancas y los choferes padecieron "lluvias de piedras" en algunos recorridos. Los prestadores de servicios reclaman medidas urgentes para que los violentos no ganen más terreno y afecten a otros usuarios.

En Castañares, por ejemplo, se modificó un recorrido de las líneas 7A y 7B, aunque ahora el horario de restricción es más acotado, de 23 a 6.

El martes ingresó un reclamo al 0800 de Lusal por una luminaria que estaba por caerse de un poste. La patrulla fue hasta la zona oeste, detrás del barrio Sarmiento y Solís Pizarro. Mientras los operarios trabajaban, aparecieron cinco personas que increparon al técnico que asistía, desde la calle, a su compañero que estaba arriba de la grúa.

Después de un cruce de palabras entre el operario de Lusal y los delincuentes, uno de ellos sacó un arma blanca con intenciones de robarle. Tras increparlo, lo agarraron del cuello y le tiraron unos puntazos. El operario terminó con heridas en la mano y en una pierna. El trabajador de Lusal logró escapar y se encerró en la camioneta, pero los cinco delincuentes empezaron a tirar piedras. Antes de huir, se robaron cables y herramientas que estaban en la caja del móvil. Cuando llegó el 911, los delincuentes ya se habían escapado.

  Las cuadrillas de la empresa de alumbrado público fue acompañada ayer por policías

Desde Lusal informaron que ya ratificaron la denuncia por la agresión que sufrieron sus empleados y, hasta el momento, según señaló la empresa, hay dos detenidos. "La situación fue muy violenta, lo rodearon entre todos y uno lo agarró del cuello. Gracias a Dios pudo zafar. Esta no es la primera vez. Hace diez días, en la misma zona, cuando estaba llegando la camioneta, a nuestros operarios les tiraron ladrillos, obviamente no se bajaron. En algunos barrios los hechos son reiterados y cada vez son más violentos", lamentó Emilio Tuñón, director general de Lusal.

Entre los técnicos de la empresa ya existe esa preocupación y sensación de que están arriesgando la vida para cambiar el alumbrado público. "Ayer tuvimos que llamar al 911 para que pueda asistirnos para hacer una reparación en el barrio Santa Lucía porque había gente que los había amenazado. Si sigue así este tema, no vamos a poder trabajar si no es con presencia policial", expresó el directivo.

Por ahora, desde la empresa creen que son oportunistas y que buscan dinero fácil ya que roban las herramientas que cargan los técnicos. "Lo importante es la integridad física de los operarios, pero están con temor y obviamente no quieren salir de noche a esos barrios. El problema es que debemos brindar servicio de 24 horas y no podemos dejar de dar respuesta ante urgencias", agregó Tuñón.

El directivo de la empresa pidió a la Policía y a las autoridades buscar una solución, ya que el año pasado pasaron cinco hechos similares que fueron informados y por ahora no tuvieron ninguna respuesta. "Nosotros somos una empresa privada y no podemos hacer más que una denuncia policial", expresó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...