El aeropuerto salteño, en un plan narco para llevar droga a México

Dos pilotos, ciudadanos de Bolivia, descendieron el lunes por la noche en el Aeropuerto Internacional Martín Miguel de Gemes de la capital salteña. Personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), de la Aduana, Sanidad de Fronteras y canes antinarcóticos esperaban para realizar el trabajo de inspección y chequeo. Acción que arrojó resultados "negativos", según indicaron. Sin embargo, el jet Gulfstream (GLF3), perteneciente a una empresa chilena que llegó a esta provincia para "buscar a dos pasajeros", fue interceptado el martes en México con una tonelada de cocaína valuada en 12 millones de dólares (720 millones de pesos argentinos) aproximadamente, según los investigadores.

Al trascender el hecho a través de la Secretaría de Defensa Nacional de México (Senade), y el escándalo que podría haber significado si la nave hubiese aterrizado en Salta con la mercadería para seguir su ruta sin que volara una mosca, inmediatamente se puso en marcha una investigación a cargo del Área de Delitos Complejos de la Unidad Fiscal Salta, a cargo del fiscal federal Ricardo Toranzos, con ayuda de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

Consultado por El Tribuno, el doctor Toranzos aseguró: "El Área de Delitos Complejos a mi cargo, de Unidad Fiscal Salta, con colaboración de la Procunar inició una investigación respecto al avión que fue interceptado en México con droga. Se determinó que la nave aterrizó la noche del lunes 27/1 en el aeropuerto de Salta con dos pilotos de origen boliviano, y partió el martes 28/1 a las 5 AM", sostuvo el funcionario federal. Se trata de una nave con matrícula N18ZL GLF3, en "Salta fue revisado con los canes, por la PSA y la Aduana, con resultado negativo".

Al confirmar que el jet no descendió en Salta con la mercadería, los investigadores estiman que la nave pudo haber realizado una escala para cargar la droga en Bolivia o Perú, en la tarde de ayer peritos y especialistas de las fuerzas federales estaban abocados al resultado que pudiera arrojar el GPS de la aeronave, datos que precisarán dónde cargaron los 32 paquetes de cocaína.

Fuentes cercanas a la investigación precisaron a El Tribuno que durante la inspección del avión en su estadía en Salta se revisaron las imágenes obtenidas en el Aeropuerto Internacional Martín Miguel de Gemes y en ninguna se observa movimientos sospechosos en el jet. Los vuelos fueron operados solo por tripulación, sin registro de pasajeros. Los pilotos oriundos de Bolivia tenían un plan detallado, con excusas y explicaciones de todos sus movimientos.

En México

"La Secretaría de la Defensa Nacional informa que en el marco del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, y para contribuir a la Estrategia Nacional de Prevención de Adicciones "Juntos por la paz", elementos de este Instituto Armado realizaron el aseguramiento de una aeronave que transportaba paquetes con características propias de la cocaína", señalaba el comunicado del Senade.

Desde la misma Secretaría indicaron que a través de su Sistema Integral de Vigilancia Aérea detectaron "una aeronave ilícita en aguas nacionales, procedente de Argentina y con destino a Cozumel", en el estado de Quintana Roo, por lo que se "desplegaron aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana con el fin de realizar el seguimiento. Durante el trayecto de vuelo la tripulación de la aeronave se percató de la presencia de aviones militares, por lo que decidieron aterrizar de manera forzada en el aeródromo de Mahahual", unos 300 kilómetros al sur de la isla de Cozumel, también en Quintana Roo, a orillas del Mar Caribe, precisó el informe oficial.

Al aterrizar en ese destino militares mexicanos inspeccionaron la aeronave y descubrieron unos 32 paquetes con "aproximadamente una tonelada de una sustancia blanca similar a la cocaína", valuada en unos 224.640.000 de pesos mexicanos, es decir unos 12 millones de dólares. Los dos ciudadanos bolivianos a bordo fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

Controles flexibles

Hace nueve años un vuelo privado que salió del aeropuerto de Ezeiza fue interceptado el 2 de enero de 2011 en Barcelona, España, con un cargamento de 996 kilos de cocaína. Desde ese momento la resolución 175 firmada por la ministra Nilda Garré dispuso el control de la aviación general no regular (vuelos privados) tanto en las llegadas como en las partidas de las aeronaves.

Sin embargo, durante la gestión de la ministra Patricia Bullrich, en abril de 2018, se decidió flexibilizar los controles a través de una resolución que dispuso que los controles solo se realizan en las partidas de los vuelos. De esa manera la PSA quedaba limitada a comprobar la trazabilidad de la aeronave.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...