Banda liderada  por un policía, implicada en el  robo de cobre

Un impresionante despliegue de policías de civil se vio ayer cerca del mediodía cuando dos personas intentaron vender 250 kilos de cobre robados hace poco menos de una semana en un local de compra y venta de chatarra ubicado en avenida Tavella.

Los sujetos, que fueron detenidos, llegaron al lugar en automóvil Fiat Siena último modelo, de color gris, al que dejaron estacionado a la vuelta del local de compra de la empresa Metalnor, sobre avenida Artigas al 400.

El automóvil había quedado grabado en las cámaras de seguridad del local de la avenida Tavella el miércoles de la semana anterior, cuando cuatro sujetos ingresaron con ese vehículo, redujeron a golpes al encargado, lo torturaron hasta hacerle abrir la caja fuerte y llevarse de su interior 100.000 pesos en efectivo.

No conforme con el botín, los cuatro sujetos llenaron el baúl del auto con bolsas de chatarra de cobre, la mayoría cables y láminas, con un peso aproximado de 250 kilos. Tras dar el golpe huyeron.

En esa ocasión actuaron con barbijo, gorras y prendas de tipo comando.

Aún así uno de los implicados fue reconocido por el encargado, pese a la golpiza recibida.

La Brigada de Investigaciones comenzó la tarea de esclarecer el hecho pero no tuvo eficacia y los delincuentes permanecieron varios días en la clandestinidad y en la impunidad.

Sin embargo, motivados quizá por hacer más dinero, en la mañana de ayer se presentaron dos personas jóvenes a la chatarrería de la empresa Metalnor de avenida Artigas.

"Trajeron varias bolsas con cobre, las mismas bolsas que robaron días antes y la misma chatarra. Bajaron en total unos 150 kilos de cobre, a una cotización cercana a los 400 pesos por kilo.

La empleada, que estaba avisada de lo ocurrido en la otra sucursal de avenida Tavella, alertó a sus encargados y al no tener en efectivo unos 60.000 pesos les hizo esperar a los vendedores unos minutos, tiempo suficiente como para que llegara la Brigada de Investigaciones.

Minutos después los responsables de la empresa llevaron las imágenes de los asaltantes y corroboradas sus identidades fueron puestos a disposición de la Justicia.

En la requisa del automóvil, propiedad de uno de los detenidos, que para sorpresa de los investigadores revista como policía en servicio en la localidad de Cerrillos, hallaron más metales robados, armas largas y de puño, proyectiles, barretas para abrir portones, indumentaria de fuerzas de seguridad, sogas para escalar y un sinfín de elementos para atentar contra la propiedad.

El policía fue apartado del otro delincuente hasta tanto la fiscalía en turno dispuso su detención y lugar de reclusión.

En la tarde de ayer un encargado de la empresa Metalnor relató a El Tribuno algunos pormenores del asalto sufrido por uno de sus empleados días pasados, del cual dijo fue violentísimo y cruel.

"Temíamos un ataque en otra de nuestras sucursales barriales y por eso instruimos al personal para detectar el material robado, cuyas cantidad y característica eran únicas, y el automóvil y también los posibles sospechosos", precisó.

"Por suerte la llegada de la policía evitó algo peor ya que en el automóvil se halló un arsenal y elementos que nos hacen pensar que tramaban otro golpe similar. Los testigos vieron la cantidad de armas de todo tipo y la indumentaria acorde. Nosotros exigimos seguridad, ya que hoy sabemos que uno de los detenidos es familiar directo de un empleado nuestro, pero de otro local". afirmó

Los dos detenidos tienen domicilio en la localidad de Cerrillos.

Para los responsables de la firma, la caída de dos de los asaltantes es el primer paso para desmembrar una banda que tiene otros hechos vandálicos conexos con el robo de cobre.

"Hay dos prófugos, eso no nos deja tranquilos ni a nosotros ni a nadie", dijo el encargado del negocio dedicado al reciclado de metales.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...