Los vecinos ya conocían el accionar del abusador serial

Entre el domingo y el lunes último, la zona oeste del macrocentro salteño se tranformó en una zona de vehemencia e irreflexión que llevó a los vecinos a reclamar al frente de la vivienda particular de Santiago Zelarayán, sindicado como el posible autor de un abuso y ataque sexual a una nena de 7 años en plena vía pública.

Si bien se valora el principio de inocencia, el hombre tiene otras nueve causas por los mismos hechos aberrantes. Se debe decir además que, en un barrio típico de casa bajas, hay causas que no figuran en los expedientes judiciales pero que en la sumatoria de antecedentes llevan a acciones colectivas irracionales en donde el dicho “el que mal anda mal acaba” adquiere significación.

En este caso en particular, la desidia juidicial llevaron la situación al límite y entre el domingo y el lunes una turba enardecida de vecinos avanzó hacia la casa de Zelarayán, en Güemes al 1400.

En el cotidiano intercambio de “piezas menores”, la Policía logró disuadir la acción vecinal. La Justicia hizo su trabajo y sacó al sospechoso del barrio.

Ayer, cuando salió el sol, se pudieron ver las marcas preocupantes que anticipaban el linchamiento.
 
El revoque punzado del frente, las marcas de los huevos y los mensajes urbanos en el pavimento son indicios de dos días violentos. Una pareja policial en el frente es sólo un barrunto de que todo se tranquilizó. Sólo es eso, una tensa calma movilizada por la indignación de quienes ya conocen el accionar de Zelarayán.

Como las noticias pasan y los vecinos quedan, las declaraciones quedaron en el anonimato. “Ya sabíamos de hace mucho tiempo sobre este tipo que andaba abusando de las nenas. Muchos ya le seguían los pasos porque sabíamos que iba a seguir con lo mismo”, dijo una vecina. Otro dijo “no sabemos cómo es que lograba salir libre siempre. La Justicia lo toma por loco pero ya varios lo habíamos cruzado y siempre esquivó las acusaciones con un lenguaje leguleyo. Ahora ya nos cansamos y es por eso que fuimos a buscarlo”, dijo otro hombre de la zona. 

Toda la cuadra se alteró, los móviles de prensa pasan regularmente y las cámaras le apuntan a la casa, la consigna policial impide estacionar los vehículos en el frente de la vivienda marcada y todos están atentos con lo que pueda suceder en cualquier momento.

Sólo la detención efectualizada el lunes llevó la tranquilidad a la zona y a los vecinos de una cuadra que durante dos días vivieron momentos de tensión y una alteración de su cotidiano ritmo.

En tanto que ayer, fuentes judiciales informaron que Santiago Zelarayán se negó a declarar y quedó detenido.

Oficial

Informaron que el hombre de 35 años que detenido por un hecho de abuso sexual simple en perjuicio de una menor. Además es imputado por nueve hechos de similares características y se abstuvo de declarar.

La fiscal penal 3, de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Flores Toranzos, imputó ayer a Santiago Zelaraán como autor del delito de abuso sexual simple (9 hechos).

La detención de esta persona se produjo el lunes por un hecho en perjuicio de una menor de edad, ocurrido en la zona del macrocentro de la ciudad. Se pudo verificar que registraba otras denuncias por hechos similares, por los que fue acusado.

Flores Toranzos informó que estuvo asistido por un defensor oficial y que luego de conocer la imputación en su contra, se abstuvo de declarar y continúa detenido, según dispuso el Juzgado de Garantías interviniente.

Cabe recordar que la fiscal solicitó su prisión preventiva e informó que las actuaciones serán giradas a la Fiscalía Penal 1 de la UDIS, a cargo de Sergio Federico Obeid, donde tramitan algunas de las causas.

Respecto de la salud mental del acusado, la fiscal explicó pese a que en una de las actuaciones cita algún padecimiento, se solicitará la realización de estudios médicos para verificar su estado.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...