"En la zona nunca vimos un helicóptero  pasar a esa altura"

Un instructor de rafting que trabaja hace años en el río Juramento dijo que sorprendió que el helicóptero en el que se accidentó y perdió la vida el empresario Jorge Brito volara tan bajo.

Ayer, mientras continuaban los peritajes en la zona del dique Cabra Corral, seguía la conmoción entre los lugareños que en pocas horas vieron cómo el paisaje al que están acostumbrados cambió por la llegada de vehículos de fuerzas de seguridad y equipos especializados que intentan obtener información que sirva para determinar qué ocurrió.

El Tribuno transmitió en vivo y pudo rescatar el testimonio de un instructor de rafting que trabaja en la zona desde hace años. "No sé si la gente conoce el cañón del río Juramento, pero es un lugar muy cerrado. No sé que pensará un piloto, pero creo que no es un lugar para volar y nunca vimos pasar un helicóptero a esa altura", manifestó Héctor "Preto" Rial.

El instructor de rafting manifestó conocer bien la geografía de la zona y el tipo de actividades turísticas y deportivas que se practican allí desde hace años. "Realmente chocó con un cable que estaba a 60 o 70 metros de altura. No sé por qué venían volando bajo, pero por eso pasó lo que pasó", manifestó.

Rial evaluó que los pilotos pueden haberse "confiado", lo que los llevó a no medir adecuadamente el riesgo. "El cañón es muy cerrado", insistió y acotó que los cables de tirolesa "están ahí hace mucho tiempo". Agregó que espera que se aclare todo y se llegue a saber cómo se produjo el accidente.

El testimonio de Francisco Ramírez, propietario de una finca de la zona, es coincidente con la visión del instructor de rafting. Dijo que, si bien suelen pasar helicópteros por el lugar, en general vuelan más alto."Siempre van y vienen, yo no sé si van a la zona de Anta, por lo que hacen esta ruta", dijo a El Tribuno.

Ramírez contó, además, que conoce hace unos 15 años al propietario de Salta Rafting, la propietaria del circuito de tirolesa con el que se enredó el helicóptero. Dijo que cree que son tres los cables que cruzan de un lado a otro del cañón.

“Quedamos muy asombrados”

En diálogo con El Tribuno, Francisco Ramírez, propietario de una finca cercana al lugar del accidente contó ayer: “Tomamos conocimiento anoche, cuando terminamos nuestras tareas de campo y quedamos muy asombrados con lo que sucedió, porque siempre andan helicópteros por ahí pero no muy bajo”.
“Yo tengo al frente un cerro y me animaría a decir que pasan a 1.000 metros no por la cima, sino un poco más abajo. Por el lecho del río, pero no tan bajo”, agregó.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...