Estiman que estas semanas  la carne podría subir un 15%

Los precios de la carne vacuna sufrieron un fuerte incremento durante el año. Un informe elaborado por la Fundación Mediterránea afirma que la carne bovina aumentó 55% en un año. Según las carnicerías locales, parte de esa suba, que fue del 15%, se dio en las últimas semanas.

Estos incrementos se dan dentro de una fuerte crisis económica local, ocasionada por la pandemia y una recesión económica que incluye pérdida de empleos y una caída de ingresos en el salario de los trabajadores.

Pero las malas noticias para los que disfrutan de un buen asado o un bife a la plancha no terminan acá. Las carnicerías aseguran que en los próximos días la carne vacuna volverá a sufrir aumentos que van a variar entre un 10 y 15%. Además, aseguran que las subas van a seguir todas las semanas. Algunos se animaron a profetizar que van a continuar hasta después de las fiestas.

De concretarse en diciembre los aumentos que están adelantando, las subas que registraría la carne en dos meses podría alcanzar el 30%, que sin duda terminarán presionando a la inflación en el último mes del año.

"El último aumento de carne que tuve fue de $10 en el kilo de la media res. Después a ese incremento lo tengo que distribuir en los distintos cortes, pero hay algunos que no se pueden subir mucho. A veces tenemos que resignar margen de ganancia porque el consumo también viene cayendo. Si subimos mucho los precios, la gente deja de venir", expresó el dueño de una carnicería de la zona sur.

Hoy, el kilo de carne de una media res puesta en la puerta de una carnicería cuesta en promedio $280. Es decir, una pieza completa de carne vacuna, que en promedio tiene un peso de 140 kilos, puede costar $39.000. Después, el carnicero realiza el desposte (separación de los diferentes cortes), suma sus costos impositivos, comerciales, laborales para luego fijar los valores.

Mes malo

A pesar de que muchas carnicerías toman la decisión de contener los incrementos resignando rentabilidad, noviembre fue un mes con una fuerte una caída en el consumo, que se profundizó tras el incremento en los precios.

"Este mes las ventas bajaron mucho. Nosotros no sabemos si es por los aumentos en la carne, si porque noviembre es un mes complicado, ya que muchos ahorran para las fiestas, o por la situación de crisis que está atravesando el país", remarco el empleado de una carnicería ubicada en la avenida Roberto Romero.

El informe elaborado por la Fundación Mediterránea destaca que el consumo interno de carne bovina está convergiendo hacia un promedio de 50 kilos por habitante año (res con hueso), la cifra más baja en décadas.

Uno de los puntos que deberá atender el Gobierno, es que si el consumidor podrá absorber esos incrementos sobre todo después de un año en el que el salario se vio duramente castigado o seguirá mermando el consumo interno de carne por habitante como advirtió el informe.

El porqué

Los encargados de las carnicerías consultadas expresaron que muchas veces los frigoríficos locales ni les explican porqué sube la media res. Sin embargo, aquellos que insisten en encontrar alguna explicación, por lo menos para poder trasladarsela a sus clientes, comentan que todas las semanas hay argumentos nuevos.

"El último aumento, según lo que me dijeron desde el frigorífico, es por el incremento de las naftas. Pero me han llegado a decir cosas que para mi son incomprobables. Por ejemplo que subía porque aumentaba la soja, el alimento de los animales y hasta por el dólar blue. Creo que también responde a la lógica que tenemos en este país: que todo sube todo el tiempo", comentó el dueño de una carnicería.

Un empleado explicó que los aumentos que van a venir escalonados hasta fin de año corresponden a subas que se dan desde el inicio de la cadena de valor de la carne. Los productores aseguran que creció mucho el precio del alimento para los animales y el flete para el traslado.

Algunos precios

"Muchas veces tengo que aumentar los cortes intermedios o caros porque si subo los más económicos la gente se queja. El que menos tiene obviamente que es el que más siente los incrementos de la carne", expresó un carnicero de la zona del macrocentro.

En una carnicería barrial de zona sur, los precios de los cortes varían entre los $300 y $700. Un corte económico como el sobaco cuesta alrededor de $370. La paleta, que es un corte accesible, sale $460 y un corte más exclusivo como el filet puede tener un importe de $580. En un supermercado la paleta sale $489, la nalga $509 y el lomo $647.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...