Pfizer y BioNTech anunciaron que recibieron autorización de Reino Unido para el uso de emergencia de la vacuna que desarrollaron contra el COVID-19, cuya aplicación empezaría a partir del próximo 7 de diciembre. La vacuna es desarrollada por la empresa estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech para su uso en el Reino Unido.

Con el visto bueno de la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA, en inglés), el Reino Unido se convierte en el primer país del mundo en iniciar la vacunación de la población contra el coronavirus la próxima semana, según informó hoy el ministerio británico de Sanidad.

En los ensayos clínicos, de los que se informó en las últimas semanas, la vacuna ha demostrado ser un 95 % efectiva y con buenos resultados para todas las personas, tanto jóvenes como ancianos.

“El Gobierno aceptó hoy la recomendación de la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA) de aprobar para su uso la vacuna contra la covid-19 Pfizer/BioNTech. Esto sigue a meses de rigurosos ensayos clínicos y un exhaustivo análisis sobre los datos por parte de los expertos de la MHRA”, señaló un comunicado divulgado por el Ministerio de Sanidad.

El director ejecutivo de Pfizer Albert Bourla calificó la decisión británica como “un momento histórico”. Señaló en un comunicado que están concentrados en “avanzar con el mismo nivel de urgencia para suministrar de forma segura una vacuna de alta calidad en todo el mundo”.

Aunque Reino Unido le encargó al laboratorio estadounidense suficientes vacunas para inmunizar a 20 millones de personas, no se sabe cuántas llegarán a ese país antes de fin de año. Las dosis son escasas y los primeros envíos se racionarán hasta que se fabriquen más en los primeros meses del año que viene.

Uno de los desafíos para su distribución es que deben almacenarse a temperaturas muy bajas. Además necesita aplicarse en dos dosis, con tres semanas de diferencia.

La vacuna que desarrollan el laboratorio estadounidense y su socio alemán BioNTech se probó en decenas de miles de personas. Aunque el estudio no está completo los primeros resultados sugieren que tiene una efectividad del 95% en la prevención de casos leves y graves de COVID-19.

Los laboratorios comunicaron a los reguladores que de las primeras 170 infecciones detectadas en voluntarios del estudio en solo ocho casos habían recibido la vacuna, mientras que el resto fueron inoculados con un placebo. El CEO de BioNTech Ugur Sahin dijo que se trata de “una protección extraordinariamente fuerte”.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...