¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
2 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Se convirtió en ley el “impuesto a la riqueza” en el Senado

Legisladores del oficialismo aprobaron esta noche el aporte que se aplicará a las personas con grandes fortunas y el Gobierno espera recaudar más de 300 mil millones de pesos. 
Viernes, 04 de diciembre de 2020 21:48

El oficialismo aprobó anoche en el Senado la ley de aporte solidario y extraordinario para personas con patrimonios desde los $200 millones y con el que se espera recaudar más de $300 mil millones.
La iniciativa fue convertida en ley con 42 votos a favor y 26 en contra, tras un debate de casi cinco horas en el que el oficialismo defendió el carácter excepcional del tributo y negó que se trate de un “impuesto”, y la oposición sostuvo que “atenta contra la inversión” y que será judicializado.
Juntos por el Cambio rechaza el proyecto por considerar que genera una doble imposición con el impuesto a los bienes personales, por lo que advierten que el tema será judicializado por el sector empresarial.
En el inicio del debate, el cordobés Carlos Caserio (Frente de Todos) remarcó que “el 0,02% de las personas son las que tienen que hacer este aporte”.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El oficialismo aprobó anoche en el Senado la ley de aporte solidario y extraordinario para personas con patrimonios desde los $200 millones y con el que se espera recaudar más de $300 mil millones.
La iniciativa fue convertida en ley con 42 votos a favor y 26 en contra, tras un debate de casi cinco horas en el que el oficialismo defendió el carácter excepcional del tributo y negó que se trate de un “impuesto”, y la oposición sostuvo que “atenta contra la inversión” y que será judicializado.
Juntos por el Cambio rechaza el proyecto por considerar que genera una doble imposición con el impuesto a los bienes personales, por lo que advierten que el tema será judicializado por el sector empresarial.
En el inicio del debate, el cordobés Carlos Caserio (Frente de Todos) remarcó que “el 0,02% de las personas son las que tienen que hacer este aporte”.

Avanzada K

Dijo que daba ese dato para que “la gente no se deje engañar, porque pareciera que estamos persiguiendo a los ricos -que no tiene nada de malo ser rico-, el 99,98% de los argentinos no tiene que hacer este aporte”, afirmó. Al defender el proyecto, Caserio subrayó que, según la OCDE, “la renta personal gravada” en los países miembro “es del 24%” en promedio, mientras que Argentina solo tiene gravado “el 7%”.
En tanto, Martín Lousteau (Juntos por el Cambio) afirmó: “Digámoslo de una vez, esto no es un aporte, es un impuesto extraordinario por única vez, y no entiendo cómo vamos a seguir financiando esas cosas si el aporte es solo por un año. Ya sabemos qué pasa con los impuestos extraordinarios en la Argentina”.

Postura de Romero

En tanto el senador nacional por Salta Juan Carlos Romero señaló que “se repite el concepto de Robin Hood, donde un grupo de personas le quita a los ricos para repartir a los pobres. Ya lo hacen con la quita a la Capital Federal para darle a la provincia de Buenos Aires. Lo hacen aquí con esta ley supuestamente con nobles causas como una forma de justificar moralmente la actitud. No es justicia. Es revancha. Es venganza. Está mal. La motivación no es noble. Es un impuesto que tiene defectos. Es obligatorio. Es confiscatorio y la Justicia tiene antecedentes en contra de estas iniciativas donde hay absurdos como no tener en cuenta los pasivos. Además, no se coparticipa. Los senadores deben volver a sus provincias a decir que no llevan nada, al contrario, le sacan plata a muchos provincianos para repartir en la burocracia nacional”.

Rechazo

El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, el formoseño Luis Naidenoff, sostuvo que el proyecto del oficialismo busca “compensar a los propios con un relato, que es vamos por los sectores privilegiados, pero que saben que va a terminar en la nada”, con demandas judiciales de por medio.
Varios de sus compañeros de bloque insistieron en este punto al señalar que se da una doble imposición con el Impuesto a los Bienes Personales, al tiempo que remarcaron que el nuevo tributo “espanta futuros capitales”, como sostuvo la mendocina Pamela Verasay.
 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD