Tras el duro golpe en el clásico, el rojo le apunta a la Copa 

El plantel de Independiente se entrenó luego del duro golpe recibido en el clásico ante Racing Club, en el que perdió por 1 a 0 con dos jugadores de más, con el foco en el debut en la Copa Sudamericana que será el jueves ante Fortaleza, de Brasil en el estadio Libertadores de América.
Luego de la decepcionante actuación en el clásico ante Racing Club en el Cilindro, el equipo dirigido por Lucas Pusineri no tuvo descanso y por la mañana se entrenó en el predio de Villa Domínico a puertas cerradas.
El cuerpo técnico dividió el grupo en dos y los que jugaron más minutos en el partido correspondiente a la 19na. fecha de la Superliga realizaron los habituales trabajos regenerativos, mientras que el resto completó una rutina física y luego algunos ejercicios con pelota.
El entrenador apuntará a recuperar la parte anímica de un plantel que el domingo por la noche ya comenzó a sentir lo que será el clima que vivirá el jueves en el estadio Libertadores de América, con los insultos recibidos por un grupo de hinchas en el ingreso al hotel de la concentración.
En cuanto al equipo, Pusineri tiene todo el plantel a disposición, ya que las expulsiones y las suspensiones recién correrán a partir del lunes, cuando el rojo reciba a Arsenal por la fecha 20.
Una novedad podría ser el retorno de Alexander Barboza, quien se quedó afuera del clásico por una descompostura en las horas previas al partido.
El ex-River y Defensa y Justicia se entrenó con normalidad y seguramente ocupará la zaga central con Alan Franco, ya que el uruguayo Gastón Silva volvió a entrenarse diferenciado por una lesión que arrastra en el tobillo derecho.
El partido contra Fortaleza se jugará el jueves a las 21.30 en el estadio Libertadores de América, y la revancha será el 27 de febrero en el estadio Castelao.

Por su parte, en Racing siguió la fiesta tras el épico triunfo. Felicidad, bromas y chistes fueron cara visible en el entrenamiento del día después de la gran victoria.
Pero lo cierto es que el predio “Tita Mattiussi” lució decorado con banderas de agradecimiento a los jugadores por la heroica victoria. La más llamativa fue una bandera gigante con la palabra “Gracias” colgada en el alambrado tras el heroico triunfo.
 Además, en un pasacalle se leía: “Gracias, tienen el corazón más grande que el pecho”. La fiesta continúa.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...