"Fernando, el límite del horror que superó las clases sociales"

Integrantes de la asociación Madres del Dolor y de Usina de Justicia coincidieron ayer en que el "acompañamiento de la sociedad" ante la pérdida de un hijo, como el que recibieron los padres de Fernando Báez Sosa, asesinado en Villa Gesell, durante la marcha del pasado martes es "fundamental" a la hora de juntar fuerzas para seguir en busca de Justicia.

"Fernando fue el límite de tanto horror que superó las clases sociales, no es el pobre contra el rico sino la locura contra la locura misma, por eso tanta gente se conmovió por la magnitud de la saña", dijo Silvia Fredes, madre de Martina Miranda, la adolescente de 16 años que murió en 2016 tras ser atropellada en el barrio porteño de Villa Crespo.

Silvia, que integra la Asociación Civil Madres del Dolor, explicó en ese sentido que "la sociedad es una parte fundamental para que no sea silenciado tanto dolor" y que "el acompañamiento es necesario, porque uno no se siente solo en la lucha de pedido de justicia".

Lo mismo consideró Isabel Yaconis, integrante de la misma asociación y madre de Lucila, la adolescente de 17 años que fue asesinada cuando se resistió a un intento de violación en el barrio porteño de Núñez en 2003.

"La reacción automática fue del barrio y de los vecinos", recordó Isabel, quien aseguró que fueron ellos quienes le dieron "la primera contención, como está pasando con Fernando".

Por su parte, Guillermo Bargna, integrante de la organización Usina de Justicia y padre de Soledad, la joven de 19 años violada y asesinada en su departamento de Caballito en 2009, consideró en diálogo con que "el apoyo que la sociedad le ha dado a los padres de Fernando va a ayudar a reconfortarlos en un momento donde el duelo es muy intenso".

"Nosotros tuvimos el acompañamiento de los medios y de la sociedad, y así sentís que estar de pie en tan terrible tragedia cuesta un poco menos", agregó Fredes al recordar los días posteriores a la muerte de su hija y al destacar lo sucedido en la marcha frente al Congreso Nacional para acompañar a los padres de Fernando, Graciela y Silvino.

En su caso particular, la madre de Martina dijo que el suicidio del autor del crimen, Damián Villanueva, dos días después de que atropellara a su hija y escapara, la dejó "sin esa parte de la lucha constante que sirve de muleta".

La lucha por Justicia también sigue de manera incesante para Yaconis, quien desde hace casi 17 años busca saber quién mató a su hija.

Isabel contó a esta agencia que por entonces se "sentía muy invadida" por la prensa, aunque eso generó que "los padres que habían perdido a sus hijos descolgaran sus cuadros" y se sumaran a las marchas que ella encabezaba por Lucila.

En ese sentido, agregó que "en el caso de Fernando, con más de cien mil personas presentes en la plaza, el que tenga que tomar decisiones va a usar bastante el criterio".

"Ahí está la importancia, lo vi en la marcha, la gente con sus carteles; la sociedad siente la necesidad de compartir su dolor y el que tiene un familiar muerto tiene la oportunidad de que la foto corra la misma suerte de ser conocida", dijo Isabel.

La "Madre del Dolor" consideró que "el momento de impunidad" de los rugbiers acusados por el asesinato en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell "ya tiene que terminarse", pero opinó que "aunque se obtenga justicia", los padres de Fernando tendrán "que hacer un seguimiento" de la causa.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...