Identificaron al hombre que vendió los bidones de glifosato

El lunes 30 de marzo una denuncia anónima llegó a las oficinas del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y a los despachos policiales sobre la puesta en venta de 300 bidones vacíos pertenecientes a un mortal herbicidas (glifosato). Se abrieron distintas investigaciones a cargo de la Fiscalía Penal de Salvador Mazza, a cargo del doctor Armando Cazón, y también desde la Secretaría de Ambiente de la provincia. Un ciudadano de Bolivia está detenido y ayer El Tribuno pudo confirmar que tienen identificado al responsable de vender los bidones al comerciante boliviano.

Se trata de un delito de suma gravedad que atenta contra la seguridad pública y la salud de la población. Según lo tipificado por la ley prevé una pena que va desde los 3 hasta los 10 años de prisión. Esto último en alusión a la pena que podría recaer sobre el comerciante que tenía los bidones apilados listos para la venta en un comercio ubicado en Santa Victoria Este, el hombre fue identificado como Marcial Alejandro Flores Mamaní. Al ser citado por la Justicia concurrió a la audiencia de imputación junto a un abogado particular y tras ser consultado si declararía, señaló que sí.

Sin embargo, si el dolo que recae en el primer sospechoso detenido por las fuerzas de seguridad norteña es grave, el que recaería sobre el encargado de vender los bidones podría ser aún mayor, dado que se supone sabía de la gravedad del hecho y de todas maneras comercializó los bidones. Según pudo averiguar este medio, se trata de un ciudadano argentino domiciliado en la ciudad de Tartagal, quien en las próximas horas sería detenido y puesto a disposición de la Justicia.

Secretaría de Ambiente

Cabe aclarar que de manera involuntaria se dio a entender en una edición anterior, la participación del personal de la Secretaría de Ambiente de la Provincia en la causa cuando lo que se quiso expresar fue su vínculo en la demanda de la misma. En ese sentido, también desde esa área iniciaron actuaciones sumariales en un caso que reviste una gravedad importante.

Al tomar conocimiento de la situación, la Dirección de Fiscalización y Control de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable inició las actuaciones sumariales preliminares y el trabajo coordinado con el fiscal a cargo del caso, Armando Cazón. Las acciones tienden a determinar la procedencia de los envases y sancionar a todos los infractores involucrados.

Por otra parte, cuando el fiscal lo disponga, la Secretaría de Ambiente realizará las gestiones para el traslado y disposición final de los recipientes, hasta tanto, permanecen en custodia policial.

El hecho constituye una violación a la Ley N§ 7812 referida a la protección de la salud humana, regulación, fiscalización, educación y buenas prácticas agrícolas y de la Ley N§ 27.279 de Gestión de Envases de Fitosanitarios, la Ley de Protección Ambiental N§ 7070 y otras.

Herbicida cancerígeno

Los bidones eran comercializados en el Chaco salteño, un total de 300 bidones de glifosato vacíos, algunos con restos del poderoso herbicida. Eran ofrecidos a familias de comunidades wichis y otros pueblos originarios, zonas donde este tipo de “instrumentos” son casi esenciales para transportar y almacenar agua, una sustancia afectada por las sequías.

El glifosato es utilizado en zonas rurales para fumigar, se trata de un herbicida utilizado para los cultivos con semillas transgénicas que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es probablemente cancerígeno.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...