Salta debe tomar el  toro por las astas

La pandemia y su cuarentena hacen que la economía de Occidente camine por una cornisa. Es necesario que los organismos internacionales y los gobiernos nacionales tomen medidas macroeconómicas, y es imprescindible que las autoridades provinciales piensen seriamente en la situación límite de muchas empresas lo cales, para que empiecen a imaginar "el día después".

Esta semana será clave para definir si entramos o no en default; el escenario no es de los mejores, ya que muchos países en el mundo van a tener serios problemas financieros.

Los acreedores necesitan conocer un plan para que tengan la seguridad de cobrar sus inversiones y uno de los temas que les preocupa de la oferta del gobierno es que empezarían a cobrar durante la gestión del próximo presidente.

Este viernes 22 de mayo vence una deuda en dólares que, de no pagarla, entraríamos en default. El gobierno expresa que tiene predisposición para evitarlo y parece haber buena voluntad también de la mayoría de los acreedores.

Ahora tenemos que discutir y planificar como será la economía pospandemia, sabiendo que esta crisis es única entre todas las que conocemos hasta la fecha.

Esta coyuntura plantea dilemas que obligan a superar los egoísmos, las luchas y los antagonismos políticos, y exigen que los gobiernos convoquen a los mejores especialistas para que juntos podamos superar esta crisis e iniciar un proceso de crecimiento de nuestra economía.

En los últimos años la mayoría de las crisis han sido ocasionadas por la inflación, Esta "maldición" no viene de afuera, sino que es el fruto de los desequilibrios financieros que nunca permitieron llegar a la tan soñada reactivación y vigorizar el crecimiento de la economía. Nuestra historia económica es un verdadero encadenamiento de distintos planes; entre los más importantes el Plan Austral, Primavera, de Raúl Alfonsín, y el plan de Convertibilidad de Carlos Menem y Domingo Cavallo, cada uno fue acorde a las circunstancias que vivían y la sensibilidad social de los gobiernos en cada etapa.

Lamentablemente no han sido planes que hayan perdurado en el tiempo, por fallas de diseño o, en la mayoría de los casos, por inconductas de los funcionarios.

Una de las consecuencias más significativas de esta crisis es la caída de la recaudación impositiva tanto nacional, provincial y municipal, razón por la que tanto los gobiernos han implementado ayudas financieras.

La Nación lo está haciendo mediante la excesiva emisión monetaria e implementando y reforzando medidas económicas frente al Covid 19 como la Asignación Universal por Embarazo, por Hijo, Bono a Jubilados y Pensionados, Seguro de desempleo, IFE, Créditos para Monotributistas y Autónomos, Pyme 24/ Fogar, Créditos Bice, ATP- Salario Complementario y la Provincia también esta contribuyendo con créditos y asistencias como: Gobierno/CFI Turismo, Gobierno CFI/Producción, Turismo para emprendedores, Obras Publicas, Fortalecimiento Gestión Municipal, Crédito Gobierno/ Macro, Gobierno / CFI Gastronomía Turística y Artesanos y Gobierno para microemprendimientos, a pesar de esta cantidad de medidas anunciadas, observamos que solo se han materializado muy pocos.

Empresas cerca del abismo

Mi mayor preocupación es que las empresas especialmente las pequeñas y medianas tengan asistencia financiera que son las mayores generadoras de riqueza y de fuentes genuinas de trabajo para que no se fundan y puedan crecer.

La situación de nuestra provincia no escapa al resto del país y creo que llegó el momento de utilizar todas las herramientas financieras que estén al alcance de poder implementarlas y revertir de a poco la crítica situación económica por la que están atravesando antes que sea demasiado tarde.

La semana pasada he presentado un proyecto de ley que autoriza al Poder Ejecutivo a emitir deuda pública bajo la forma de Letras de Tesorería con el objeto de que la provincia pueda terminar de pagar si necesita deudas con proveedores, salarios de la administración pública, o para la creación de un fondo especial de garantías destinado a otorgar créditos blandos, o para oficiar de contra- garantías para empresas salteñas.

Este proyecto obedece a que la provincia no podrá cumplir con todos sus compromisos y desde el Poder Legislativo lo autorizaríamos a que contraiga este empréstito, no solo con el propósito de que pueda cumplir con sus obligaciones con la fiscalización correspondiente y control de los gastos que está incurriendo en esta crisis.

Estas letras se colocan en el mercado es decir que cualquier inversor puede adquirirlas; son documentos con fecha de vencimiento, e intereses que pagar. El dinero que la entidad emisora obtenga lo puede destinar a cubrir sus necesidades de liquidez estacionales. Los compradores de estos instrumentos suelen ser inversores institucionales, fondos comunes, compañías de seguros, fondos de inversión y bancos entre otros.

Se tratan en general de títulos denominados en pesos, emitidos en series en el marco de un programa y habitualmente cuentan con garantía de los recursos provinciales provenientes del régimen de coparticipación.

Muchas provincias y algunos municipios han aprobado programas de letras y emiten rutinariamente estos instrumentos.

Aparte de los gastos que permanentemente realizan los gobiernos provincial y municipal, y aprovechando que el Poder Ejecutivo anunció que se reactivaran 71 obras en nuestro territorio más las que se hagan en los municipios, sería importante y considero hasta estratégico que el Poder Ejecutivo Provincial ponga en vigencia la tan mentada Ley de Compre Salteño que solo falta el decreto que la reglamente.

Esta ley establece un derecho de preferencia para los oferentes locales de obras, entregas de bienes y prestaciones de servicios de origen salteño en las contrataciones de los organismos del Estado Provincial, demás está decir que traerá un desarrollo económico para las empresas e industrias radicadas en nuestra provincia

Esta Ley que lleva el número 7645 y su modificatoria la Ley 7999 denominada "Régimen de Compre y Contrate Trabajo Salteño", busca promover oferentes que potencien el trabajo de la producción local, fue publicada en el Boletín Oficial el 23 de diciembre del 2010 y en su artículo 15 establece que entrara en vigencia a partir de su reglamentación, aún no fue reglamentada.

Me pregunto y les pregunto: ¿Qué pasó?

Sería interesante que la reglamenten de una buena vez y nos expliquen porque no lo hicieron en estos últimos 10 largos años.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...