Luego de vencer al COVID-19 y tras 46 días de inactividad, volvió Dybala

El delantero Paulo Dybala regresó ayer a los entrenamientos de la Juventus de Italia tras recuperarse de coronavirus y volvió al centro deportivo por primera vez desde marzo pasado.

El jugador cordobés llegó al predio de la Vecchia Signora cerca de las 11 (hora italiana) en su vehículo particular y con el barbijo puesto.

El futbolista se bajó de su camioneta, saludó a la distancia a las pocas personas que lo recibieron y puso primera con un trote liviano para empezar a recuperar ritmo: hace 46 días, tanto el joven como su novia, Oriana Sabatini, habían anunciado que tenían coronavirus.

El jugador argentino se realizó tres tests para ver si el virus ya se había ido, pero todos dieron positivo, aunque luego se realizó un nuevo estudio, que finalmente dio negativo y lo confirmó a través de las redes sociales.

El pasado 6 de mayo, en su cuenta oficial de Twitter, Dybala escribió: “Se ha hablado mucho durante las últimas semanas... pero finalmente puedo confirmar que estoy curado. Gracias una vez más a todos por su apoyo y mucho ánimo a todos los que todavía están sufriéndolo. Un abrazo a todos”.

Compañero odioso
El futbolista Italiano Giorgio Chiellini, compañero de Dybala en la Juventus y que presentará en los próximos días su autobiografía, admitió ayer que llegó a “odiar” al delantero argentino Gonzalo Higuaín, con quien ahora comparte equipo.

En el periódico italiano La Repubblica, el zaguero del seleccionado italiano (jugó 103 cotejos e hizo ocho goles) anticipó polémicos extractos del libro y, entre ellos, la mala imagen que tenía del ex delantero argentino de River y el Real Madrid.

“Al conocerlo, Higuaín me sorprendió. Lo odiaba como rival. Los “nueve” son egoístas, él es generoso y bromista. Es un muchacho al que debes mimar. Necesita cariño para alimentar su potencial”, dijo.

El zaguero, que ganó ocho torneos italianos con la Juve y ocho copas italianas, también habló del Inter y del argentino Javier Zanetti, vicepresidente del club milanes y exrival. “También sentí ‘odio’ por el Inter. Pero que la gente entienda, es odio ‘deportivo’. Pero cuando me rompí la rodilla, el mensaje que más me hizo feliz fue el de Zanetti”, señaló.

No obstante, hay dos compañeros a los cuales Chiellini no olvida, y son Mario Balotelli, actualmente en Brescia, y el brasileño Felipe Melo, hoy en Palmeiras. “Balotelli es una persona negativa, no respeta al grupo. Alguien dijo que estaba entre los primeros cinco jugadores en el mundo, yo nunca pensé que pudiera estar entre los primeros 10 o 20. Pero hubo uno peor, Felipe Melo. No aguanto los irrespetuosos, los que siempre llevan la contraria. Él era una manzana podrida”, concluyó.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...