¡­Hola Susana!

La conocida conductora televisiva Susana Giménez tuvo una semana movidita. Luego de estar confinada (como muchos argentinos) durante 65 días, resolvió que su pequeña mansión de Barrio Parque no era suficientemente espaciosa para ella y su perra Rita y emprendió viaje para "La Mary", su otra residencia en Uruguay. Allí la esperaban Thelma, Beto y Kika, que la recibieron con grandes ladridos de alegría, mientras retozaban en las ocho hectáreas, del (esta vez sí) espacioso palacete.

Susana no advirtió que su traslado no solo debía atravesar el río más ancho del mundo, sino también sortear la grieta más profunda del planeta. Al justificar su traslado, Susana (que no es muy prudente en sus opiniones) también opinó que temía que la Argentina se convierta en Venezuela y señaló que el Presidente recibe presiones de La Cámpora. El propio presidente Alberto Fernández reaccionó manifestando que: "Dice todas estas cosas para que no hablemos de por qué se fue en medio de la cuarentena".

Continuando con su mala racha la diva tuvo que ser internada al resbalarse de una escalera mientras cargaba a Rita (es una perra que no admite las cargadas).

Chofer "en negro"

Como vemos no todo es color de rosa en la vida de la sacrificada diva y para oscurecerle más la semana se la acusó de tener a su chofer particular "en negro".

Por esas extrañas casualidades el mismo día (28 de mayo) que nuestro presidente le recriminaba a "Su" su traslado en medio de la cuarentena le llegaba a la Su-sodicha María Susana Giménez Aubert, una intimación suscripta por la secretaria general del Sindicato de Choferes Particulares, Elba Aranda (después dicen que el sindicalismo no les da cabida a las mujeres; aunque es la única secretaria general mujer que conforma la CGT). La casualidad deja de serlo si advertimos que lo primero que se ve en la página web del sindicato es a Andrea (prefiere usar su segundo nombre) Aranda abrazada con Alberto Fernández...

Análisis legal

Como esta columna se llama de actualidad laboral, vamos a nuestro tema. En realidad, algunos medios dijeron que el chofer particular que tiene hace 30 años Susana, Marcelo Ahumada, estaba "en negro" Pero lo cierto, según reconoció el secretario adjunto del sindicato, Luis D'Angelo, Ahumada estaría registrado, pero con un sueldo menor; aparentemente de otro convenio colectivo de trabajo (CCT).

El facsímil de la carta documento fue publicado en algunos medios gráficos, por lo que podemos analizar su contenido. Anticipamos que un examen imparcial de la cuestión presenta varias líneas de defensa para la artista (¿qué le vamos a cobrar?).

El reclamo es por la no desdeñable suma de $ 3.600.220 en carácter de deuda del 4% de la remuneración por "Aportes Sindicales y Contribución Solidaria, de acuerdo al CCT 709/15". El primer obstáculo para el gremio reclamante es que el convenio que cita fue celebrado con la Unión de Propietarios de Autos de Remises de la República Argentina. Un requisito para que un CCT sea aplicable a una empresa (en este caso un particular) es que su empresa haya estado representada (aunque sea indirectamente) en la negociación colectiva y, que sepamos, Susana no tiene el rebusque de hacer trabajar de remisero a su chofer. El segundo es que se reclaman "aportes sindicales", siendo que en nuestro país la afiliación sindical es voluntaria, y, aparentemente, Ahumada nunca se afilió. Por último, llama la atención la exorbitante suma reclamada. La prescripción en esta materia es de cinco años (65 meses); si supusiéramos un sueldo actualizado de $50.000 mensuales tendríamos un total de $3.250.000. ­Es decir que el 100% de los sueldos actualizados es inferior al 4% que se le reclama!

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...