"Disfrutá del Turismo Aventura en Salta. Este fin de semana largo los salteños tendremos una excelente oportunidad para despertar nuestros sentidos y conectarnos con la naturaleza e increíbles paisajes. A lo largo y ancho de la provincia nos podemos encontrar con diferentes propuestas para hacer turismo aventura con los recaudos necesarios para cuidarnos entre todos", era la propuesta del Gobierno de la Provincia para este fin de semana extralargo que acaba de terminar en un papelón protagonizado por los intendentes del Alto Valle Calchaquí y de otras localidades como La Poma, Coronel Moldes y El Galpón que, sin ningún consenso y sin avisar con la debida anticipación, tomaron la anárquica decisión de impedir la entrada de turistas a sus comunas.

Esta medida sorprendió ingratamente a las autoridades provinciales, pero la peor parte se la llevaron los operadores turísticos y todos los que viven de cada uno de los numerosos eslabones que conforman la cadena del turismo en todos los destinos de esta provincia, que desde hace 120 días están sin trabajar. Ellos esperaban con ansias esta oportunidad de reactivación de la actividad, que este fin de semana se vio frustrada sin motivos reales. "Cuidar la salud de la población" ya no es una excusa para poner en marcha prudente la rueda del turismo interno en pandemia que, como muchos otros rubros, se ve obligado a enfrentar la convivencia con el coronavirus y adaptarse a la mundialmente llamada "nueva normalidad".

La pregunta es ¿qué esperan los intendentes para movilizar las economías de sus pueblos? Quizás esperan que alguien superpoderoso decrete la extinción de la pandemia, o que por arte de magia se borre del mapa el virus... No, seguramente esperan la ansiada vacuna contra la COVID-19 que, con mucha suerte, estará disponible en un año. Hasta entonces es imposible imaginar qué harán con los miedos egoístas de los intendentes los que viven desde hace décadas de la "industria sin chimeneas".

El riesgo está y estará por mucho tiempo más. También la posibilidad de cuidarnos y de adaptarnos a esta nueva forma de vida con distancia, tapabocas y alcohol que se impone, permitiendo el trabajo que es la razón de la dignidad de las personas. De lo contrario, nadie enfermará de coronavirus pero sí de angustia y de miseria. Dejar de vivir para no enfermar, empieza a carecer de cualquier sentido.

Medida arbitraria

En consonancia con lo ocurrido, funcionarios de primera línea del Gobierno provincial iniciarán desde mañana una serie de reuniones virtuales con intendentes del interior para evaluar la situación de las localidades que este fin de semana cerraron las puertas al turismo interno de manera inconsulta. Las charlas serán zonificadas por regiones y se concretarán para tratar de lograr consensos con los intendentes de manera de poner en claro cómo se va a trabajar con el turismo interno para que no se afecte a los vecinos que intentaron recorrer la provincia y a los trabajadores del sector que fueron impedidos arbitrariamente de desarrollar sus tareas, tal como estaba acordado y preestablecido anteriormente.

Desde el Gobierno de la Provincia se indicó que cuando se decidió habilitar el turismo interno anticiparon que se haría si contaban con el consentimiento de los intendentes de las distintas ciudades porque son, en definitiva, los que tienen la potestad sobre las localidades que administran.

En este sentido, una alta fuente del Gobierno indicó que cuando hicieron el planteo a los jefes comunales, la totalidad no solo estuvo de acuerdo, sino que plantearon incluso una necesidad imperiosa de habilitar el turismo interno por la difícil realidad que se estaba atravesando en los pueblos y consideró que este cambio de decisiones no tiene asidero en lo sanitario, porque no hubo un cambio en la situación.

"El valle no tiene casos, por lo que no hay sustento en tomar estas decisiones y, además, ponen en una situación difícil a comerciantes y artesanos que ellos mismos (los intendentes) dijeron que la estaban pasando mal", cuestionaron desde las oficinas de Casa de Gobierno y evaluaron que este tipo de decisiones se podrían haber tomado por determinadas presiones en internas de algunos sectores de los pueblos.

"Vamos a intentar que ellos analicen la lectura que hacemos nosotros porque si no hay actividad económica se les cae la recaudación y se les va a hacer cuesta arriba poder cumplir con los compromisos que tienen", indicaron.

La Poma también

Desde el viernes La Poma se sumó a las localidades puneñas y calchaquíes que cerraron sus puertas al turismo interno. Según la resolución 2020 del Comité Operativo de Emergencia local: "Como medida preventiva, amerita tomar una decisión coordinada con los municipios del Alto Valle Calchaquí respecto de las actividades exceptuadas de turismo interno que se vienen desarrollando desde el pasado 12 de junio. Se prohíbe el ingreso de turistas al municipio. Dicha medida tendrá vigencia hasta el lunes 20 de julio, pero esto quedará sujeto a la evolución de la situación sanitaria provincial y local", comunicaron.

En Cafayate, todo mal

Debido a que en Cafayate no hay casos positivos, el Comité Operativo de Emergencias dispuso una amplia flexibilización. Todas las actividades sociales, recreativas, familiares, sociales, culturales, deportivas, artísticas y gastronómicas serán permitidas en forma normal, pero solo hasta las 20 horas.

Sin embargo, nada de eso se cumplió y llovieron las quejas de turistas salteños que intentaron llegar a la hermosa ciudad del corazón de los Valles Calchaquíes en forma infructuosa. En nuestra edición de mañana contaremos con detalle una de las historias de tropiezos con el COE en la Quebrada de las Conchas.

El dique Cabra Corral, estará cerrado

Para los vecinos de Moldes también se restringe la salida. 

Desde este lunes se paraliza todo tipo de actividad en el dique Cabra Corral, incluyendo los catamaranes, la pesca deportiva y las visitas de turistas. La decisión del Comité Operativo de Emergencia del municipio de Coronel Moldes fue anunciada por el jefe comunal Omar Carrasco. La medida responde a los temores fundados de los vecinos por el ingreso de numerosas personas de distintos puntos de la provincia a esta zona y que podrían ser transmisores de coronavirus.

Además, se prohíbe el ingreso de no residentes del pueblo de Moldes, incluídos los vendedores ambulantes, y solo se exceptúa a quienes tengan las declaraciones juradas pertinentes a su actividad esencial. “Los vecinos nos transmitieron su preocupación por la cantidad de gente que circula en Moldes. Por esta semana es crucial, luego vamos a evaluar la medida, pero no podemos dejar librado al azar la salud de nuestros vecinos. Las restricciones son abarcativas tanto para la pesca en el dique Cabra Corral como en Puerta de Díaz.

Desde el lunes comenzará un riguroso control para las actividades de pesca, ya sean en embarcación o de forma individual. Solo se permitirá la pesca para residentes permanentes en Moldes. Carrasco explicó a El Tribuno que el corredor de la ruta 68, vía de contacto permanente hacia esta localidad, puede ser motivo de llegada masiva de gente de otras zonas endémicas de la provincia.

“Las exenciones serán también para los moldeños. Seguiremos con los controles en la zona de Viñaco (ruta 68) y subiremos a los colectivos para que el vecino de Moldes salga solamente por un justificativo urgente. No podemos permitir que nuestra gente se exponga en estos momentos de alta circulación del virus en toda la provincia”.

El comunicado emitido este sábado al mediodía: “Esta disposición restringe además el egreso o la circulación a los residentes del municipio de Coronel Moldes en el resto del territorio provincial”. La presente tiene vigencia desde el lunes 13 de julio hasta el lunes 20 del mismo mes. Por otro lado, la decisión del Comité Operativo de Emergencia local recalca que queda “prohibido la entrada a Moldes a toda aquella persona que no pertenece a esta localidad”.

Coronel Moldes no tiene casos positivos de COVID-19 confirmados por el momento. La afluencia de visitantes al dique Cabra Corral puso de relieve en estos días el temor de los vecinos. Ante los reclamos la comuna y el COE local tomaron una determinación que va en sintonía con diferentes zonas de la provincia que restringieron las actividades turísticas por temor a posibles contagios locales.

De esta manera es la primera localidad del Valle de Lerma que endurece sus medidas restrictivas a tal punto de no permitir el ingreso a personas sin residencia de este pueblo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...