Favaloro jugó al básquet, era hincha de Gimnasia (LP) y fomentaba el deporte

El doctor Favaloro dice "fulbo" y dice "cuadro", y si es muy bueno será un "cuadrazo". Así lo aprendió en el barrio El Mondongo de La Plata, y ni los 69 años vividos, ni las prestigiosas universidades caminadas, ni nada de nada le hará cambiar esos términos. Porque mantiene inalterable su espíritu campechano y porque hay una pasión que forma parte, tanto como la medicina, de su esencia y de su origen: el deporte. Y sobre todo el "fulbo", como a Favaloro le gusta decir.

"Yo siempre practiqué deportes, sacando el golf, los demás los hice a todos. Cuando fui a Estados Unidos, lo único que no había jugado antes era tenis, pero había practicado mucho pelota a paleta en el campo, ¿no? Entonces el día que entré por primera vez a una cancha de tenis dije ¡Ay Dios Santo!, este deporte es para mí. En mi juventud, lo que más jugué fue, sin duda, fútbol y básquet”. 

El básquet en su época era totalmente amateur. “Con Gimnasia veníamos a jugar a Buenos Aires cada dos semanas; los partidos eran a la mañana. Llegué a entrenarme con los jugadores de primera, pero... hay una anécdota muy linda para recordar”. 

Favaloro recordó en aquella entrevista de 1993, que cuando era basquebolista un día tuvo que decidir, entre seguir jugando y estudiar.  “Le dije al entrenador, mire señor, tengo un problema. Yo vengo de una familia humilde, debo estudiar y trabajar, el tiempo no me sobra, así que voy a dejar de venir...". "Hace muy bien, si yo hubiera hecho lo mismo, hoy sería abogado", le respondió Anibal Tassara, el DT. “Siempre le agradecí en el alma esa respuesta”, agregó Fava.

A continuación, fragmentos de la entrevista de El Gráfico en aquellos años

¿También le gustaba ver básquetbol y fútbol? 
Sí, nosotros veníamos a Buenos Aires a la mañana, quedábamos libres al mediodía y, como a mí el “fulbo" me enloquecía, elegía algún clásico y me iba para la cancha. Era la época de oro del fútbol argentino, le hablo del '37, del '38, del '40...

¿Tiene algún recuerdo preferido como deportista?
Una vez al básquet le ganamos a Independiente en Avellaneda y era un partido muy importante, porque podíamos ser primeros en la zona. Me acuerdo siempre de ese partido por cosas que no voy a contar, porque fue muy bravo, donde se fauleó de lo lindo. En el básquet —usted vio— son personas muy grandes, se ha hecho muy fuerte, se dan con todo. Muchas veces, cuando miro un partido, no sigo dónde está la pelota, prefiero observar abajo del aro y siempre se están dando con todo. En nuestra época también era fuerte, no hay que pensar que era un juego de niñas

Y como espectador, ¿qué cosas no puede olvidar?
Yo empecé a ir a la cancha en el año '33, a los diez años, en la época de 'El Expreso". Recuerdo un triunfo ante Tigre por 7-1 otra vez a River le hicimos cuatro en su cancha y a Racing también cuatro goles, es decir que era realmente un cuadrazo. El húngaro Emérico Hirschl, aquel famoso entrenador —no sé Si los jóvenes habrán escuchado hablar de él—,  fue entrenador de Gimnasia y luego de River. Ese hombre armó cuadros excepcionales. Siempre digo que no hay nada inventado que no hubiera inventado el húngaro Hirschl. Todo esto que se habla hoy de sistemas de juego, del estilo rioplatense. Son todas tonterías. El húngaro las sabía todas y no había ningún secreto. Por ejemplo, a usted le pueden decir que en aquel entonces la línea media la formaban sólo tres hombres, ¿no? En Gimnasia eran Montañez, Minella y Miguens. Y eran todas macanas, porque lo que hoy sería el ocho bajaba, y al final se hacía una línea de cuatro... Decimos el San Lorenzo de Farro, Pontoni, Martino, y Martino bajaba, ¿no?, y si hablamos de La Máquina de River, también, Moreno corría por toda la cancha... ¡Qué barbaridad!, ¿sabe? Yo creo que ha sido el más grande jugador que he visto en mi vida, y en esto coincide mucha gente.
"Este era un cuadrazo". Arriba:  Hirschl (entrenador), Míguens,  Montañez, Herrera, Recanatini, Delovo, Minella,. Abajo: Peralta, Palomino, Zoroza, Naóny Morgada. El inolvidable "Expreso" de Gimnasia de 1933. 
"Este era un cuadrazo". Arriba: Hirschl (entrenador), Míguens, Montañez, Herrera, Recanatini, Delovo, Minella,. Abajo: Peralta, Palomino, Zoroza, Naóny Morgada. El inolvidable "Expreso" de Gimnasia de 1933.

Eso es cierto. 
Sí, hay muchos que opinan igual. Me ha tocado conocer a Adolfo Perdernera. .. Qué sé yo, otros jugadores de esa época y todos coinciden en que Moreno era un fuera de serie. Hoy se habla de Pelé y Maradona, con quien he gozado tremendamente, un jugadorazo sin ninguna duda, pero como Moreno nunca hubo otro igual.

Ahora se vende mejor el producto fútbol, ¿no doctor?
Sí, sí... Ahora el cuadro es de fulano, el cuadro es de Menotti, el cuadro es de Bilardo. No, mire, el cuadro es de los once que salen a la cancha y juegan.

¿Qué deportista elegiría si tuviera que nombrar un ejemplo?
Habría varios, varios, pero tengo un gran respeto por Roberto De Vicenzo. Lo seguí en su época de oro en Estados Unidos, cuando perdió el Masters por un golpe, por un error al firmar su tarjeta. Un gran ejemplo. También Juan Manuel Fangio, quién lo va a discutir, ¿no? Son dos modelos tremendos para los jóvenes. Figuras de valor mundial, pero que siguen viviendo con humildad, ofrecen esa imagen de sencillez, de honradez. Cuando uno se destaca, en la actividad que sea, tiene que cuidar su conducta. Ellos dos siempre vivieron con mucho cuidado.

Luego de varias otras preguntas, el periodista le hace saber: “Parece mentira, doctor, todavía no habló sobre su pasión por Gimnasia y Esgrima La Plata; a lo que Favaloro responde: —Bueno, usted sabe... Gimnasia está en el único lugar posible dentro de mí: el corazón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...