¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
13 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Boca ya tiene DT, pero Buffarini encendió la alarma a días del regreso de Copa

Pese al alivio por los negativos, una lesión puso en duda el viaje del lateral, pieza clave de Miguel Russo, a Paraguay. 
Domingo, 13 de septiembre de 2020 21:24

El director técnico de Boca, Miguel Ángel Russo, se reintegró ayer a los entrenamientos, después de pasar 14 días aislado y comunicado con el plantel a través de la plataforma Zoom, en una jornada que incluyó los hisopados PCR exigidos por la Conmebol antes del reinicio de la Copa Libertadores.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El director técnico de Boca, Miguel Ángel Russo, se reintegró ayer a los entrenamientos, después de pasar 14 días aislado y comunicado con el plantel a través de la plataforma Zoom, en una jornada que incluyó los hisopados PCR exigidos por la Conmebol antes del reinicio de la Copa Libertadores.

El técnico, paciente de doble riesgo por edad (64 años) y comorbilidad (una enfermedad oncológica), había sido separado de la delegación xeneize cuando estalló la burbuja sanitaria con un brote de contagios de coronavirus.

Russo difícilmente pueda viajar este miércoles a Asunción de Paraguay para el partido del jueves ante Libertad, que marcará la vuelta del equipo al máximo torneo continental por la tercera fecha del grupo H. Y tampoco sería parte del viaje que Boca deberá hacer la siguiente semana para enfrentar a Independiente Medellín de Colombia, el jueves 24.

Pese a la buena nueva del regreso de Russo, y la situación sofocada con aquellos brotes de contagios en el grupo, una novedad encendió las alarmas, seguramente generada por aquellas “facturas” que se sabía que iba a empezar a pasar ese lapso en donde la actividad fue a través de Zoom. Primero fue Ramón Ábila el que sufrió un desgarro y ahora el que se sumó a la lista de lesionados es Julio Buffarini.

El lateral no se entrenó por una molestia en uno de sus gemelos que no le permitía hacer los trabajos normalmente y que arrastraba desde el sábado, día en que sintió un pequeño pinchazo.

Si bien todavía van a esperar a ver cómo evoluciona el futbolista (el cordobés quiere estar sí o sí ante Libertad, en Paraguay, el jueves), la preocupación en el club es grande, al ser el ex San Lorenzo una pieza clave para Russo

Boca se entrenó ayer con 29 jugadores, Buffarini incluido, en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza, después del alta recibida por 18 de ellos, que habían dado positivo de COVID-19 en la concentración realizada en un hotel de Tristán Suárez.

La principal preocupación ahora es cuidar a los seis jugadores que todavía no tuvieron la enfermedad, entre ellos el colombiano Jorman Campuzzano y el peruano Carlos Zambrano, posibles titulares el jueves próximo.

Todavía quedan cuatro jugadores aislados que transitan la cuarentena de 14 días a la espera de recibir el alta médica.

Desde un gazebo ubicado a un costado de la cancha principal del predio Russo supervisó ayer un táctico de fútbol reducido con los futbolistas mezclados, sin dar indicios de la formación titular que dispondrá en Asunción.
 

Sin rodaje, pero que sale “de memoria”

El plantel boquense no realizó -desde que volvió a los entrenamientos- ningún partido previo ni práctica entre titulares y suplentes. Casi todos los trabajos fueron individuales y en grupos de seis o tres futbolistas.

Y el posible equipo titular para enfrentar a Libertad no cambiaría mucho de la base que ganó la Superliga: Esteban Andrada; Buffarini (si es que llega), Zambrano, Lisandro López y Frank Fabra; Campuzano; Eduardo Salvio, Guillermo Fernández y Edwin Cardona; Carlos Tevez y Franco Soldano.

El plantel trabajará en Ezeiza hasta el miércoles, cuando embarque a las 19 en un chárter de 50 pasajeros rumbo a Asunción.
 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD