Un voraz incendio consumió una vivienda prefabricada en Güemes

Alrededor del mediodía del martes los vecinos del barrio 1º de Mayo de la ciudad de General Güemes se vieron convulsionados al contemplar la imagen de grandes llamas que consumían en su totalidad una vivienda construida con madera ubicada en calle San Jorge.
Esa humilde vivienda, desde hacía 7 años era la residencia de una familia integrada por una joven madre con sus tres hijos menores. El denso humo y las grandes llamaradas impedían ver si había alguien en su interior, lo que puso de inmediato en movimiento todo el sentido solidario de los vecinos, quienes con mangueras y baldes intentaron apagar las el foco ígneo. Por suerte Tamara Gonza (27), dueña de casa, había salido junto a sus hijos apenas iniciado el siniestro.
Todo comenzó alrededor de las 11.30 cuando, según un primer relato de Tamara, su hijo de 4 años estuvo jugando con un encendedor. “Según mi hermana, mi sobrino de 4 años, sin tener conciencia de lo que estaba haciendo, prendió un cartón con un encendedor, eso originó el incendio. Cuando ella se dio cuenta ya era imposible que pudiera apagar las llamas y solo atinó a salir con sus hijos y pedir ayuda”, dijo la mujer consternada
“Pero todo fue muy rápido y nada se pudo hacer. Se quemó todo lo que teníamos: una moto con la que ella podía trasladarse para realizar algunos trabajitos, porque no tenía un trabajo fijo, las bicicletas de mis sobrinos, sus ropas, los muebles, todo; se quemó todo, lo poco que tenían lo perdieron”, fueron las palabras de Ester Gonza, hermana de Tamara.
Policías y bomberos se hicieron presentes en el lugar, pero solo para controlar que el fuego se apagara completamente y que no se volviera a encender. “Todo fue muy rápido, se trataba de un material muy combustible. Según los vecinos ardió con gran fuerza y velocidad y no se pudo rescatar nada, así que todo lo que había se redujo a cenizas. Nos tocó controlar las llamas que aún eran intensas y eliminar todo punto de calor que pudiera reavivar el fuego a futuro”, explicaron los bomberos voluntarios una vez acabada la faena.
Según el relato del sargento Sebastián Flores, quien se encontraba realizando una diligencia en el barrio junto a un compañero de trabajo, la casa se incendió tan rápido que nada se pudo hacer. “Estábamos cerca cuando nos indicaron que había mucho humo saliendo de una vivienda, nos acercamos y pudimos ver a una mujer salir corriendo y gritando porque su casa se quemaba, las llamas ya eran intensas y muchos vecinos llegaron para ayudar. Pero por la constitución de esa casa poco se podía hacer”.
“Notamos en seguida que el fuego se propagaba hacia una vivienda vecina y con mi compañero trabajamos allí para evitar que también sea devorada por las llamas. Por suerte, con la ayuda de otras personas, logramos contener la propagación y solo se quemaron algunas chapas de la casa vecina, más un ropero y una mesa de luz. Si no hubiéramos actuado con rapidez sobre esa segunda vivienda, hubieran sido dos las casas incendiadas”, dijo Flores.

Visita del intendente

Cuando los bomberos todavía trabajaban, en los restos de la vivienda, se hizo presente en el lugar el intendente Sergio Salvatierra, quien se comprometió a brindar una ayuda a la familia damnificada. “Es lamentable lo que pasó con la familia; nosotros ya nos pusimos a disposición y lo primero que vamos a hacer es buscar un lugar para alquilarles”, dijo.
Y agregó: “Allí van a permanecer mientras reconstruimos la vivienda. Pude ver lo solidarios que son en este barrio”.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...