En Metán una joven humilde  lleva ayuda y esperanza

Lejos de los escraches y la estigmatización de los contagiados y de los aislados por COVID-19, una joven metanense solidaria lleva ayuda y esperanza a las personas que atraviesan por difíciles momentos.

Se trata de Natalia Ponce, una humilde y joven madre de tres hijos, de 34 años, que reside en la zona este de San José de Metán, que decidió llamar a la iniciativa "Una mano amiga".

"Todos la estamos pasando mal por esta pandemia. Incluso me pareció muy doloroso como señalaron y cuestionaron a una familia de barrio El Crestón porque hay coronavirus en ese hogar. Por eso decidí comenzar, sola, a juntar mercadería y llevarla hasta la puerta de los que más necesitan porque no pueden salir de sus casas", dijo Natalia a El Tribuno.

La muchacha proviene de una familia muy humilde oriunda del barrio Lugano.

"Yo sé lo que es no tener, pero esta situación es mucho más grave porque hay familias y personas solas que están aisladas y no tienen quién las contenga y le facilite lo necesario", destacó.

La joven mostró el lado más solidario que puede tener un ser humano porque a los alimentos que fue recolectando con la ayuda de amigos y vecinos, los fue a entregar ella misma, caminando.

"Lamentablemente he visto mucha discriminación y falta de alimentos en los lugares por donde estuvimos repartiendo la ayuda", señaló.

"Nos necesitan"

Mientras sigue con la ayuda Natalia lanza un mensaje de convocatoria. "Ahora más que nunca nos necesita toda esa gente de nuestro pueblo. Tenemos que estar con ellos porque a cualquiera nos puede pasar. Por eso les estamos acercando mercadería, verduras, lavandina y jabón, entre otros elementos", detalló Ponce.

Dijo que las personas aisladas también le estaban pidiendo a gritos, sal, hojas de eucaliptus y limón.

Los que deseen colaborar se pueden comunicar a su celular: 3876-440149.

Más de 200 aislados

El lunes por la noche el hospital Del Carmen de Metán informó oficialmente que en su área operativa, que es la número 19, hay 71 casos de COVID-19 y que son 216 las personas en aislamiento.

Ponce dijo que entre los aislados hay muchos niños y personas que no tienen recursos, además de los trabajadores independientes que no pueden salir a ganarse el pan de cada día, debido a la situación por la que atraviesan.

"Todo se hace con mucho cuidado y respetando los protocolos. Me contacto con estas personas y dejo la mercadería y las otras donaciones en las puertas. Poco a poco se está sumando más gente para colaborar. Quiero aclarar que esta iniciativa no tiene nada que ver con la política y que solamente persigue fines solidarios entre vecinos", aclaró.

Natalia lamentó que algunas personas hayan lastimado o señalado a los que se encuentran aislados. "Hablé con vecinos que lloraron por estas situaciones, pero hay que hacerlos sentir bien y decirles que no están solos en esta pandemia horrible que estamos viviendo", indicó.

Un verdadera pesadilla

Las personas que necesitan ayuda le cuentan diariamente a Natalia las penurias que pasan por situaciones de discriminación, aún cumpliendo con el aislamiento y eso es lo que la alienta a seguir ayudando.
La joven madre dijo que al mismo tiempo ella se siente complacida de poder ayudar “a los que están viviendo una verdadera pesadilla”.
“Yo cuando era chica sufrí muchas carencias. Sigo adelante criando a mis hijos y no me cuesta nada brindar unos minutos de mi tiempo para poder ayudar a estas personas”, concluyó Ponce.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...