Generar empleo en tiempos difíciles

En la edición del domingo 20 de septiembre de El Tribuno, se premió a Gabriel Esteban Gómez como personaje de la semana. Gabriel es vendedor ambulante desde hace 27 años, actividad con la que sostiene a su familia. 

Seguramente en la provincia existen muchas personas que se encuentran en una situación similar a la de Gabriel. Mi propósito es describir alternativas jurídicas que se podrían utilizar a fin de que emprendimientos similares puedan llevarse a cabo en mejores condiciones y permitir realizar proyectos que actualmente no se ejecutan.

Luego de la recuperación de la democracia, Argentina atravesó diferentes crisis económicas. Cada una de ellas ocasionó una situación económica y social peor al escenario previo. Entre los años 2018 y 2019 el PBI argentino cayó un 4.6%. La situación de la pandemia generará una nueva crisis con sus lamentables consecuencias sociales. Se estima una caída del PBI para el 2020 de alrededor un 10% y la pobreza alcanzaría casi un 40% de la población (Cepal). 

La situación de Salta ya era grave antes de la pandemia, representando alrededor del 3% de la población del país, solamente significa un 1.5% del PBI (Indec). Es decir, la incidencia económica de Salta en el conjunto del país es menor a su población. 

Nuestro sistema constitucional prevé la distribución de competencias entre la Nación, las provincias y municipios. Así, existen políticas que dependen del Estado federal y respecto de las cuales las provincias no pueden interferir. Por su parte, las provincias y los municipios cuentan con herramientas para implementar políticas públicas locales que puedan ser útiles para atravesar esta difícil situación. 

Generación de empleo

La cuestión social actual es apremiante. El trabajo es el medio de integración social por excelencia pues posibilita a los individuos generar ingresos de manera autónoma. A la vez, el empleo es un elemento clave para la superación de la pobreza, para promover el desarrollo manteniendo la cohesión social. 

Los diferentes niveles del Estado enfrentan restricciones presupuestarias razón por la cual, no puede generar empleo a la escala que se necesita. En virtud de ello, se requiere que el sector privado sea generador de empleo. 

El Estado posee bienes de dominio público y privado. Los primeros pueden ser concesionados manteniendo el Estado su titularidad mientras que los segundos pueden transferirse. En las ciudades pueden otorgarse permisos para diversos emprendimientos. Por ejemplo, en la ciudad de Córdoba, existe un puesto de comidas que ha sido famoso por haber valorado la costanera del río Suquía.

Justamente, proyectos similares podrían implementarse en los municipios salteños, otorgando permisos a personas que se encuentran en situación similar a la de Gabriel con el objetivo de mejorar sus condiciones de trabajo. Cada Municipio tiene, además, diversas características geográficas, poblacionales, por las cuales, se pueden planificar distintos tipos de emprendimientos, tales como agropecuarios, mineros y de servicios, por mencionar algunos. Por supuesto, esta transferencia de inmuebles no puede ser efectuada de cualquier modo pues la idea es generar proyectos que se sostengan en el tiempo. Así, los componentes básicos de estos proyectos para que sean sostenibles en el tiempo deberían ser los siguientes: 

* Participación Comunitaria: a fin de determinar cuáles serán los fines de los bienes que se cederán a privados, qué tipo de proyectos se ejecutarán, y su tiempo de duración. Resulta útil que participen en la elaboración de normas o mediante audiencias públicas las cámaras empresarias, gremios, sindicatos, asociaciones, organismos, los colegios profesionales, entre otros actores. 

* Mecanismos de competencia: la selección del proyecto debería ser mediante licitación pública ponderando distintos aspectos (inversión, la cantidad de trabajadores a contratar, el aprovechamiento del espacio público). 

* Transparencia y control: la transparencia es fundamental a los fines de ejecutar una política pública y que sus objetivos puedan ser alcanzados. En diferentes oportunidades se han transferido bienes al sector privado sin cumplir las formalidades vigentes. En ese sentido, la transferencia debe ser efectuada conforme al marco legal vigente, respetando mecanismos de competencia, ya sea mediante la desafectación, un permiso o concesión, o la subasta.

Por cierto, este tipo de proyectos no solucionará los problemas de la provincia. Existen cuestiones más complejas que requieren de planes de desarrollo a largo plazo, creemos que son buenos puntos de partida para comenzar con la reconstrucción de nuestra economía regional. 

En Salta hay 60 municipios: Si se logra generar dos proyectos por cada uno y se emplea un promedio de 4 personas, 480 personas pueden contar con un trabajo estable sin comprometer gastos presupuestarios. Cada trabajo que se genere permite que una familia como la de Gabriel genere ingresos y se pueda mantener dentro del sistema. La situación económica no va a mejorar en los próximos meses por lo cual se requiere actuar cuanto antes. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...