“En el año pandémico la animación fue muy demandada”

Juan Manuel Costa estudió Cine y Televisión en la Universidad Nacional de Córdoba. Cuenta que en su área estaba más orientado a la dirección de fotografía, pero que al cursar Animación, en cuarto año de la carrera, tuvo que hacer un trabajo final en stop motion. Presentó su cortometraje "El Birque" (2003), basado en un cuento del artesano salteño Osvaldo “el Colo” Cassina y no le fue necesaria la experiencia previa para lograr mucha resonancia. Durante ese proceso se sintió muy cómodo no solo empleando esta técnica tan ardua y artesanal, en la que se utiliza un fotograma tras otro fotograma para producir movimientos animados de cualquier objeto, sino también dirigiendo. Y es este hálito de vida, la primera y genuina emoción, la que continúa acompañando a Costa en su productora El Birque. Él actualmente vive en las sierras de Córdoba, más precisamente en Unquillo, y tiene dos hijos “que son grandes espectadores de mi trabajo”. Pero antes de su inmejorable presente, hubo otros paso a paso muy significativos. 
“Hicimos un corto musical que se llama ‘Elvira’ (2004), para Marcos Luc, un músico cordobés, y fue como entrar en un lenguaje del que no me quise ir más: el contar historias a través de la animación”, añadió Costa. En aquel momento ponía un broche a su carrera con el corto “La Ollera” (2009) y anhelaba seguir estudiando animación, pero en Córdoba no existía esa especialización y aún dice desconocer si está disponible la oferta en el país para graduados universitarios. Por ello, siguió experimentando por su cuenta, en una época en que no eran tan copiosos los contenidos en internet ni el acceso a la información emitida en todo el mundo. A Costa le fascinaban “Wallace y Gromit” (2005), una serie de cuatro cortometrajes y un largometraje británicos realizados en stop motion por la compañía Aardman Animations. Las figuras, sobre personajes creados por Nick Park, eran de plastilina sobre esqueletos de alambre. También el multipremiado “El extraño mundo de Jack” (1993), producido y concebido por Tim Burton, y las creaciones de Juan Pablo Zaramella, el realizador independiente argentino cuyo “Luminaris” (2011) ha ganado 324 premios en el globo y ha obtenido el récord Guinness al corto más premiado en la historia.

 

Toma del videoclip animado en pixelation y stopmotion para ILe.


“Con los años nos hicimos conocidos, y él siempre es un referente para mí en stop motion”, puntualizó Costa, que también tuvo un momento bisagra con la divulgación de “Doña Ubenza” (2015), con letra y música de Chacho Echeñique, interpretación de Mariana Carrizo y actuales 1.758.873 visualizaciones en YouTube. “Después de hacer ‘Doña Ubenza’ hubo un auge de los videos musicales para nosotros (en el sujeto inclusivo menciona a su socio el Lic. en Cine y Televisión Agustín Touriño). Hicimos ‘Caníbal’, el video de la excantante de Calle 13 ILe, que es superconocida a nivel internacional y fue uno de los trabajos más grandes que hicimos y una gran experiencia. Luego vino ‘Tenemos voz’, de La Yegros, una música argentina que vive en Francia, que había visto ‘Doña Ubenza’ y ‘Caníbal’, pero este tiene una técnica particular, porque es animación de murales. Fue una experiencia con la que quedamos supercontentos y lo estrenamos en verano de 2019”, relató Costa. 

Una serie con música interpretada por la Orquesta Sinfónica y cantantes líricos.


También de ese año es la serie “Óperas para soñar”, en conjunto con Salta Lírica, una asociación dirigida por Luciano Garay, ciclo de cuatro capítulos con el que ganaron un concurso del Incaa y otro del Polo Cultural de Córdoba. “Nunca se había hecho un trabajo así, grabamos con la Orquesta Sinfónica de Salta y cantantes líricos que interpretaron grandes obras traducidas y cantadas en castellano y que se estrenaron en Paka Paka”, destacó Costa. 
Agregó que durante 2020 el cauce de su río se volvió caudaloso por todos los proyectos que golpearon la puerta de El Birque. “Con la pandemia algunas realizaciones audiovisuales que se iban a hacer en acción real o filmadas no se podían hacer porque no podía haber rodajes, entonces hubo una mayor demanda de animación”, definió. Él y Touriño trabajaron desde su casa, cuando usualmente para cada proyecto arman un equipo de cuatro a seis personas y trabajan en el Centro de Producción de Animación Quirino Cristiani, en la tradicional Casona de Villa Forchieri de Unquillo, que armó el Polo Audiovisual de Córdoba y donde las productoras independientes pueden encontrarse y hacer sus realizaciones. Puntualizó que emplearon técnicas en 2D. “Estamos acostumbrados a trabajar a distancia y en nuestra profesión es factible, salvo las técnicas más analógicas como el stop motion. Las más digitales se pueden hacer en remoto. En 2020 trabajamos para una película de Belgrano para el Canal Encuentro. E incluso hubo clientes de publicidad o de animación comercial”, comentó Costa. 

Para Mariana “La Yegros”, una técnica de animación de murales junto a Anu Daltoe Naparstek.


Ahora El Birque aguarda un estreno: “Encierro” un video del santafesino Martín Neri y Jorge Fandermole en stop motion, dirigido por Touriño y tiene en producción de otro video musical para Canticuénticos. 

Por último, señaló que los videoclips son enriquecedores para ellos como oportunidad dialógica y creativa. “Tratamos de que cada proyecto sea especial, tenga un universo y una atmósfera propios. Siempre decimos que un videoclip no es la canción, sino una obra nueva que se hace en función de esa canción. Muchas veces nos dejan crear a nosotros y está buenísimo cuando nos dejan hacer lo que creemos mejor para transmitir. Es un trabajo relindo el contemplar y acompañar la búsqueda de cada artista”, cerró. 

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...