Una madre pide celeridad y condena  a la Justicia para un padre abusador

Una joven madre de cuatro chicos denunció públicamente que el juicio que debía realizarse en contra de su exesposo por abuso sexual con acceso carnal, doblemente ultrajante una vez más fue suspendido.

"Es la tercera vez que viajo desde El Quebrachal (a Metán) para la audiencia de juicio y cuando llego se me informa que el mismo se suspendió por tal o cual incidente legal. Esa situación me pone a mí, como madre, y a mi hija, como víctima, en una situación más que incómoda", le dijo la angustiada a El Tribuno.

La desesperada madre contó que en la última suspensión del juicio, su hija de 19 años se cruzó con su victimario, su propio padre biológico, y fue "una situación muy grave para ella".

Consultada sobre su denuncia, Rosa P. dijo que lo único que persigue en estos momentos es "justicia y seguridad".

Justicia porque está probado que su exesposo abusó de su hija mayor desde los 12 años, hasta que en el 2018 la embarazó y todo salió a la luz.

Rosa dijo ayer a este diario: "Solo busco un poco de paz, quiero que se lo condene por lo que hizo, porque está probado, y de alguna manera quedar en paz y cerrar un capítulo oscuro en nuestras vidas, sabiendo que se hizo justicia".

Y agregó: "Por otro lado buscamos seguridad, porque si esto se dilata hasta podría quedar un día en libertad por falta de juicio y eso nos da miedo, y mucho".

Al ser preguntada sobre si recibió amenazas, la mamá de la menor dijo que sí, que el acusado es un hombre violento y que mantuvo el secreto de los abusos justamente por las amenazas.

La historia

Rosa P. dijo que conoció a su exesposo en la adolescencia. "El tenía 16 y yo casi la misma edad, nos juntamos justamente cuando nació nuestra primera hija. Yo me enfermé hace unos diez años de los riñones y durante meses estuve en varias oportunidades internada en Joaquín V. González", señaló.

Y luego siguió con la parte más dolorosa del relato. "Un día, hace dos años, mi hija se enfermó del estómago, supuestamente. La hicimos internar y allí salió que estaba cursando un embarazo de dos meses de gestación", dijo muy angustiada al recordar esa situación.

En otro tramo del relato aseguró: "Yo me encerré con ella y le pregunté quién era el padre del bebé y luego de mucho preguntar me confesó que era su propio padre. Es algo que no puedo relatar sin ponerme mal, sin sentir dolor e impotencia".

Siguiendo las diligencias correspondientes, según la ley, los médicos finalmente accedieron a practicarle un aborto.

"El hecho ya estaba consumado, ya no había vuelta atrás y no dudé en llevarlo a la Justicia. Desde entonces, denuncia tras denuncia y con el aporte del testimonio de mi hija mi exesposo fue detenido en su trabajo, en la Municipalidad de El Quebrachal", recordó.

Cuenta que desde que ocurrió la detención hace dos años están expectantes por la realización del juicio. "Tengo cuatro hijos para dedicarle lo que me resta de vida y por favor les pido que me ayuden a cerrar esta página horrorosa, que es una herida abierta, que mes a mes nos desangra la vida. No lo digo solo como madre de la víctima, sino en nombre de ella también, que sufre mucho más que yo", finalizó.

“No mamá, fue el papá”

La mujer relató el momento más crítico de toda su relación de pareja, la confesión de su hija destruyó 17 de convivencia. 
Rosa P. lo contó así: “Luego de la ecografía y tras escuchar al médico fui directamente a la pieza donde estaba mi hija y le pregunté por el padre de la criatura. No quería decirme, le costaba decírmelo hasta que finalmente me dijo: ‘No mamá, no nadie, el papá, fue el papá’. Allí me desplomé, hablé con mi familia y decidimos acudir a la Justicia, al otro día fue detenido en su propio trabajo”.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...