El kirchnerismo le puso su impronta a la marcha por el 17 de octubre, y Alberto se quedó en Olivos

En plena pulseada entre el "cristinismo" y el "albertismo" se hicieron marchas en plazas de todo el país por el 76§ aniversario del Día de la Lealtad Peronista.

Fueron alentadas por el presidente Alberto Fernández, que debió dar marcha atrás después de suspender la manifestación. La movilización central, que alcanzó su pico a las 18, no contó finalmente con la presencia del Presidente.

Sí pasaron por el escenario figuras como Hebe de Bonafini y el exvicepresidente Amado Boudou.

La Plaza de Mayo se colmó de columnas de organizaciones políticas y sindicales afines al kirchnerismo

El Presidente alentó a movilizarse en un comunicado, como titular del Partido Justicialista: "El domingo 17 es el día de la familia. Celebremos. Y por la tarde, a partir de las 16, ahora que podemos, movilicémonos a todas las plazas para conmemorar esa gesta popular extraordinaria que fue el 17 de octubre de 1945".

Alberto Fernández expresó en el texto que publicó en Twitter para convocar a las marchas: "Hagámoslo en paz y unidad. Celebremos en familia con todos los cuidados y respetando los protocolos que este momento nos impone".

Pidió "que los músicos lleven su música, los poetas sus poemas, los protagonistas de las luchas sus recuerdos", y que el encuentro se transforme "en una verdadera fiesta de la democracia".

Mencionó, con un llamado a la unidad: "Recordemos aquel 17 de octubre, pero sobre todo estemos muy unidos para construir entre todos y todas un futuro mejor".

Idas y venidas

Inicialmente el jefe de Gabinete, Juan Manzur, comunicó la suspensión del acto 17 de octubre, y que el Gobierno se sumaría a la manifestación que la CGT y movimientos sociales organizaron para el lunes 18 de octubre.

El argumento "oficial" fue que el 17 coincide con el Día de la Madre. El "extraoficial", tras el llamado de La Cámpora, fue que dos actos separados darían una imagen de fractura, después de la fuerte crisis interna tras la derrota de las elecciones primarias (PASO) cuando son cada vez más necesarias señales de unidad en la coalición.

Aunque luego el Ejecutivo dio marcha atrás después de que uno de los referentes de La Cámpora, el ministro de Desarrollo bonaerense y secretario general de esa organización Andrés "Cuervo" Larroque desafiara al Gobierno y llamara a movilizarse ayer.

Ante la certeza de que ayer el cristinismo se movilizaría de cualquier forma el Presidente decidió volver sobre sus pasos y convocar él mismo a la marcha.

"Si no lo hacía él, la marcha del domingo se convertía en un desafío. No quiere decir que lo sea, pero la lectura inevitablemente iba a ser esa", dijeron fuentes de la Casa Rosada.

Uno de los organizadores de la marcha del 18 de octubre, que tiene una aceitada relación con el Presidente, aseguró: "La movilización del 17 nunca había sido prohibida ni cancelada, eso es un disparate. Lo que se levantó fue el acto con el Presidente, que iba a estar con candidatos y dirigentes, nada más".

Duras  palabras

Hebe de Bonafini fue la primera oradora del acto central: arrancó su mensaje anunciando que "casi todo el discurso" se lo iba a "dedicar al Presidente", a quien se refirió en duros términos. "Este acto es el inicio de una lucha hasta que consigamos no pagar la deuda", anunció, y agregó: "Hoy empezamos. Que lo sepa el Presidente".

"Nos da mucha tristeza porque usted siempre se junta con los grandes empresarios, pero a nosotros no nos escucha ni nos mira", se quejó. "Más de la mitad de los argentinos estamos bajo la línea de la pobreza. El 44% del país es pobre. No come más de una vez al día. ¿Y usted quiere pagar la deuda? ¿Con qué?", se preguntó.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...