Casi mataron agolpes a un jugador de fútbol

Pocos días atrás, en la localidad de Trancas se llevó a cabo un partido de fútbol entre los jugadores rosarinos del Club Progreso y los del Club Deportivo Trancas. Mientras se desarrollaba el partido fueron expulsados dos jugadores, uno de cada club. Cuando Aldo Alexander Suárez (31 años), de Progreso, llegó al vestuario fue brutalmente agredido.

Incluso, aún en estado de inconsciencia, la agresión en patota no cesaba. Finalmente el joven pudo ser rescatado de esa situación y milagrosamente está con vida.

El jugador quedó sumamente lastimado y con fracturas de cráneo. Por este motivo, directivos del Club Progreso pidieron una sanción ejemplar a la Liga de Fútbol de Rosario de la Frontera para los responsables del Deportivo Trancas, que integra la liga de la Ciudad Termal.

Néstor "Chiquito" Chávez, vicepresidente de Progreso y testigo de la agresión de Suárez, manifestó a El Tribuno que "he trabajado veinte años como árbitro de fútbol; fui jugador, ahora dirigente y jamás en la vida vi una situación tan grave como la que le tocó vivir a Aldo".

En cuanto al fatídico episodio relató que "durante el partido, después de haber sido expulsado nuestro compañero y otro jugador rival, Héctor Flores, al ingresar a la zona de los vestuarios, lo agredieron a Aldo en un principio dos personas, Flores y otro jugador que había sido expulsado en un partido anterior. Después se sumaron más personas de la tribuna rival por una puerta que estaba abierta y a partir de allí se desató lo peor. Eran más de siete agresores que no dejaban de golpearlo, ni siquiera estando en el piso totalmente indefenso".

"De tantos golpes le provocaron cortes, hematomas y perdió el conocimiento. Hubo que hacerle una tomografía y nos dimos con que tenía politraumatismo de cráneo. Lo tiraron de una sola piña al suelo y ahí quedó desmayado", dijo indignado.

Contó que después de los golpes lograron ingresar al vestuario el resto de los jugadores de Progreso y recién allí pudieron sacar al joven inconsciente para trasladarlo al hospital de Trancas donde lo asistieron. El dirigente además aseguró que el jugador agredido, "en un principio estaba asustado y dolorido por los golpes. Pero ahora está shockeado. No logra entender cómo le pasó algo tan violento y logró sobrevivir".

Partido suspendido

Este sábado se disputaba un partido entre el club Jaloneros y Deportivo Trancas en la Liga de Rosario de la Frontera, pero se suspendió por una agresión al colectivo que traía a Trancas.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...