Reclaman que se  amplíen el horario,  los días y el acceso a testeos

Ya lo advirtió esta semana la OMS: "El mundo enfrenta un tsunami de infecciones" de las variantes Ómicron y Delta. María van Kerkhove, jefa del organismo, consideró que en este escenario "la vacunación por sí sola no es suficiente".

En Argentina, de una semana a otra, la cantidad de casos aumentó en un 65%, y en Salta, desde septiembre pasado no se contabilizaban más de 100 casos, tal como vino ocurriendo en los últimos días.

Con este panorama, salir al encuentro del virus es crucial para tener algún control sobre las personas infectadas, de modo que puedan hacer el tratamiento y, sobre todo, no propagar la enfermedad que ya se cobró 117 mil vidas en la Argentina. ¿Y cómo se sale a campear al virus? Con los testeos, una parte de la campaña de prevención del coronavirus que está bastante floja por lo que se observa. Desde ya, los centros de testeos habilitados tienen horarios y días acotados de lunes a viernes: de 8 a 15, de 9 a 17, o solo los lunes, miércoles y viernes, y así, cada centro hospitalario o externo va poniendo restricciones. Los sábados hay algunos centros que están habilitados solo hasta el mediodía. Pero los domingos, directamente no se hacen test.

Además, pasan cosas extrañas y arbitrarias con la fundamental prueba. Por ejemplo, el jueves supimos que una vecina de Rosario de Lerma que tiene PAMI, llamó al hospital Joaquín Corbalán para que le indicaran cómo saber si tenía COVID-19, ya que se sentía congestionada y no tenía olfato. La enfermera que la atendió le dijo sin ningún reparo que no le realizaban testeos "a personas que se las escucha tan bien por teléfono". O sea, la enfermera claramente cree que tiene superpoderes en el oído, pero su error fue inmenso y actitudes como esa podrían desencadenar la fatalidad. Insistió la vecina por otros contactos con personal del hospital, y le dijeron que para lograr "el privilegio" de un testeo, tenía que hablar con el jefe del área, el doctor Romero. Muy difícil controlar una pandemia con tanto palo en la rueda. La vecina de Rosario de Lerma, sintiendo que perder el olfato no era normal, acudió a la guardia del hospital Santa Teresita del vecino pueblo de Cerrillos, donde al expresarle al médico que no tenía olfato, inmediatamente le hicieron un test rápido que le dio positivo a COVID-19. Le indicaron el tratamiento, aislamiento, y hasta le dieron los remedios. Un aplauso para el hospital de Cerrillos.

Fueron varios los lectores de El Tribuno que se comunicaron ayer por la falta de centros de testeo en la ciudad de Salta.

Una lectora dijo haber sido contacto estrecho de paciente con COVID y que necesitaba hacerse un test por razones profesionales. Otros llamaron para comentar que tenían síntomas compatibles y no tendrían testeo hasta el lunes. ¿A cuántos más contagiarán?

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...