Se normaliza la situación en San Antonio de los Cobres y Olacapato

Ayer la situación en Olacapato comenzó a normalizarse luego de una semana de lluvias intensas y persistentes que significaron un fenómeno nunca antes visto por los vecinos de estas latitudes.

Según informó Juliana Acoria, referente de la comunidad kolla Kewar de esta localidad, había seis familias evacuadas en casas de parientes o vecinos por el daño que sufrieron las estructuras de sus viviendas que como se sabe son de adobe y cañizo. Precisamente este es el gran problema que deben enfrentar ahora tanto los vecinos como las autoridades porque las casas de la Puna están preparadas y construidas para soportar nevadas y fríos intensos, pero no lluvia.

Esas construcciones bajas de adobe y techo torteado de barro, normalmente sin cimientos de concreto, ceden fácilmente ante una humedad persistente que es lo que ocurrió con algunas de las casas de los habitantes de Olacapato donde los techos comenzaron a derrumbarse sobre los enseres domésticos, gracias a Dios sin provocar víctimas.

El río arrasó con medio pueblo

Acoria describió la situación vivida la noche de Navidad y la madrugada del domingo como de verdadero terror para los vecinos puneños. Primero se sintió que el agua del río Olacapato comenzó a correr por las calles del pequeño poblado luego de barrer con las precarias defensas de ripio y luego sintieron que el lodo comenzaba a ingresar a las viviendas, al mismo tiempo que no paraba de llover y algunos techos amenazaban con ceder sobre los vecinos y sus bienes.

Enterados de la situación, tanto la Municipalidad de San Antonio de los Cobres como las empresas mineras de la zona, acudieron en auxilio de los vecinos llevándoles agua mineral y artículos de primera necesidad.

Acoria insistió en pedir a la Municipalidad que encare la reconstrucción de las defensas del río con gaviones de piedra embolsada. Y reiteró los pedidos de membranas y chapas para reparar los techos de las viviendas más comprometidas por la lluvia.

La Cámara de la Minería de Salta emitió un comunicado informando que "le preocupan las consecuencias materiales que provoca a la comunidad las lluvias en la Puna cada verano. Y recomienda transitar con mucha precaución en la ruta nacional 51 y las rutas provinciales, hoy solo habilitadas para vehículos 4x4 doble tracción y con restricciones en vehículos pesados porque algunos se encuentran varados a la espera de auxilios en los barrosos caminos de la Puna.

Hasta hoy Minera del Carmen, Hidrotec, Rincón, Mansfield, Borax, Puna Mining, Minera Santa Rita donaron 5.883 litros de agua que fueron distribuidos en Olacapato y Santa Rosa de los Pastos Grandes.

Trabajos de Vialidad Nacional

Desde Vialidad Nacional informaron que hay equipos trabajando en la ruta nacional 51 en los tramos que van desde Campo Quijano hasta Abra Blanca y desde San Antonio de los Cobres hasta Olacapato.

Allí se están haciendo trabajos de reparación de los diversos daños causados por el agua, cuyas últimas precipitaciones fueron calificadas de inauditas por personal del organismo nacional. Cerca de Olacapato hay diversos tramos donde la ruta se descalzó mucho, otros donde los badenes fueron arrasados por la correntada y en algunos otros se formaron pequeñas lagunas.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...