Una humilde mujer indocumentada necesita urgente un marcapasos

Catalina Segundo es una mujer de aproximadamente 84 años que desde hace un mes y medio se encuentra internada en el hospital Joaquín Castellanos de General Güemes.
La anciana padece una afección cardíaca y necesita con urgencia un marcapasos. Catalina es de Campo Santo y pertenece a una familia que, al igual que ella, subsiste de las tareas del campo.
Debido a la imposibilidad de poder comprar el marcapaso, iniciaron una campaña para poder conseguir el dinero.
Graciela Segundo es una de sus hijas y se encuentra cuidando de ella en la sala de internación del hospital, siendo la encargada de difundir el pedido para lograr que alguna persona o institución acerque la ayuda solicitada.

Elevado costo

“El marcapaso cuesta alrededor de $260.000 y a nosotros se nos hace imposible poder alcanzar ese monto, por esa razón estoy pidiendo ayuda a la comunidad” explicó.
Pero no solo el marcapasos demanda una importante erogación, también deben conseguir el dinero para pagar la internación.
Según Graciela, en el hospital San Bernardo les dijeron que les cobrarán $10.000 por cada día que permanezca internada, considerando que deberá permanecer ocupando una cama por al menos tres días después de la operación, el gasto suma otros $30.000.
Tampoco la operación para la colocación del marcapaso es gratuita, dado que por el trabajo profesional deberían abonar otros $34.000.
El monto requerido entonces para la colocación del aparato cardíaco asciende a 324.000. “Somos nueve hermanos y estamos buscando poder sumar nuestros propios aportes, pero no creo que lleguemos a conseguir ni una pequeña parte de todo lo que nos piden, nuestra única esperanza es que alguien nos ayude”, insistió Graciela.
El estado de salud de Catalina “es delicado, desde el hospital Castellanos no aconsejan que salga de alta y regrese a su casa” para esperar por la operación, dado que su vida corre riesgo y por esa razón continúa internada.

Mujer indocumentada

Catalina Segundo nació en Bolivia y con solo 7 años se trasladó a Campo Santo junto a su papá luego del fallecimiento de su madre. Ella trajo consigo una constancia provisoria para que al llegar a la Argentina hiciera los trámites por un documento de identidad.
Una vez radicados en Campo Santo se olvidaron de realizar los trámites de documentación, o quizás no lo pudieron hacer debido a que la constancia que portaba no era considerado como un documento legal para realizar el trámite.
Lo cierto es que pasaron los años y su situación de persona indocumentada se mantuvo. “No sabemos que pasó. Nosotros por años rastreamos un posible lugar donde podría estar asentada y no encontramos nada, fuimos por Bolivia, buscamos en Salta y llegamos a Jujuy, no hay nada sobre ella” explicó su hija Graciela.
Esa situación de falta de documento afecta mucho la posibilidad de conseguir ayuda por parte de Provincia o Nación. “Esa constancia dice que nació el 17 de octubre y en base a la fecha tendría 84 años. Tenemos muchas trabas para realizar cualquier tipo de trámite para ella y por esa razón pensamos en buscar un abogado, pero nos sale muy caro, por lo tanto nunca pudimos iniciar una gestión para conseguir su DNI” explicó Graciela, la menor a los nueve hermanos.
Catalina trabajó desde muy chica, no pudo ingresar a una escuela y su vida transcurrió en el campo. Por eso nunca accedió a los beneficios de cualquier ciudadano. “Si alguien puede ayudarnos para que consiga su DNI sería un sueño cumplido”, fue un ruego.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...