Cinthia Fernández contó la época de violencia que vivió con Defederico

Hace cinco años, Cinthia Fernández y Matías Defederico se fueron a vivir a Chile debido a un trabajo que tuvo el futbolista en el país vecino. En ese momento, la pareja había viajado con Bella, Charis y Francesca, sus tres nenas, y Olga, la niñera.

"El primer episodio (de violencia) fue en Chile, yo estuve pocos meses allá. Fue un día que volvió a las ocho de la mañana. Mis hijas estaban durmiendo en la habitación de al lado. Olga fue testigo de todo. Lo que sucedió esa noche me dio miedo. Esa noche, él llegó borracho, era un estado en el que él solía estar. Yo quería vivir algo normal, tenerlo todas las noches durmiendo al lado mío", comenzó.

"Le pregunté dónde había estado y me dijo: 'No me jodás'. Se tiró en la cama, no podía estar en pie. Yo le agarré el teléfono, yo me encerré y él arrancó a las patadas contra la puerta. La abre porque no tenía traba. Yo confié en que la niñera, que había vivido violencia de género con su pareja, se encerrara con las nenas en la habitación", continuó. 

Con respecto a la situación que vivió dentro del baño, Cinthia detalló: "Me sacó el teléfono de la mano y lo estrelló contra el piso. '¿Esto querías ver hija de p...'?, me dijo. Me agarró del cuello y me subió contra la pared. Yo ahí sentí que me iba a morir, no podía respirar. Yo lo único que pensaba era en que Olga no lo dejara pasar a la habitación con las nenas. Después me soltó y caí de rodillas al piso. Me puso una rodilla en la espalda y quedé con la cabeza contra el piso. Esta todo lleno de vidrios".

"Fui a la habitación, me tiró contra la cama. Ahí fue que se me enganchó un dedo del pie con el acolchado. No entienden el dolor que sentí. A las cuatro de la mañana me fui al hospital. Esperé a que se durmiera porque tenía miedo de que hiciera algo. Le pedí a la niñera que se encerrara con un cuchillo en la habitación con las nenas. No tenía obra social, le tuve que sacar plata de la billetera y me hice una placa en el hospital. Cuando llegué a la Argentina le pedí a Olga que se llevara a su casa las placas porque tenía miedo de que las viera", agregó. 

Finalmente, Cinthia contó que estaba "prisionera" de la situación debido a que, en ese momento, no tenía el dinero para volver a la Argentina y que los pasajes los manejaban desde el equipo de fútbol que contrató a Defederico. "No podía cambiar los pasajes, los manejaba la agencia. Tampoco tenía los seis mil dólares", recordó angustiada.

Fuente: Revista Pronto

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...