Advierten que se generarán graves problemas de salud por la mala calidad del yodo en la sal

A partir de la investigación realizada, López Linares estimó que solo la tercera parte de la población estaría con cobertura de yodo. Aclaró que sería necesario realizar encuestas poblacionales en la provincia, sobre todo en mujeres en edad fértil y embarazadas.

"Esto me dice que nosotros estamos mal. Quizás dentro de seis meses o un año con las vacunas superemos la pandemia, pero van a aflorar muchas necesidades por esto... Estamos anunciando que la situación no está bien", expresó.

La experta explicó que Salta tiene una alta prevalencia de enfermedades por desórdenes por deficiencia de yodo. Las poblaciones más vulnerables son las mujeres en edad fértil -por la posible y futura gestación-, las embarazadas y en período de lactancia y los niños de 6 a 12 años de edad.

La bioquímica nutricional, quien desde hace más de 30 años realiza investigaciones en el estado nutricional en poblaciones, sobre todo en yodo, mencionó que el caso más emblemático es el cretinismo, que sigue latente en la provincia, seguido por el hipotiroidismo.

Sin embargo, advirtió que esta es "la punta del iceberg" de un problema mucho más amplio y profundo, que es la disminución del coeficiente intelectual.

López Linares señaló que la falta de yodo en la mujer en edad fértil y en las embarazadas produce durante el primer trimestre de gestación que el feto no tenga los elementos necesarios para formar sus hormonas tiroideas y producir sus neuronas, lo que genera una disminución del coeficiente intelectual para toda la vida.

"Esto se nota cuando a los ocho años los niños tienen falta de comprensión de texto, no tienen razonamiento lógico matemático, empiezan a tener problemas en la escuela, deserción... Va a haber personas de baja calificación y la inserción productiva va a ser menor y va a afectar la economía de la región. El impacto social es grande", advirtió la experta.

La investigadora aclaró que el déficit de yodo genera problemas cognitivos y neurológicos: "Se puede dar autismo, discapacidades neurológicas, estrabismo, sordomudez, parálisis cerebral... En esta zona tenemos unas tasas altísimas, justamente por esto". La falta de yodo se asocia también con malformaciones, falta de fertilidad, cáncer de tiroides y otros tipos de cáncer.

La mujer señaló que algunas de estas patologías, como los problemas auditivos, visuales y cognitivos, se pueden llegar a revertir en los primeros mil días de vida. "Hay que hacer chequeos y cuidar a la embarazada para no llegar a esas situaciones. Todo lo que impacta en ese momento afecta a nivel individual y puede afectar a toda una generación", lamentó.

López Linares mencionó que el mayor consumo de yodo tiene que ser en las embarazadas y en las mujeres en lactancia. Para eso lo mejor es tener un buen nivel desde la adolescencia: "Durante la lactancia, esta es la única fuente que tiene el nene. Los primeros meses el bebé está cubierto y son altas las concentraciones para producir el desarrollo".

"Esto se puede prevenir perfectamente. Es inhumano que no tomemos cartas en el asunto aunque sea como ciudadanos y reclamemos esto que nos tiene que garantizar por ley", exclamó la experta.

Todos los días, un poco

Además de las patologías de tipo cognitivo y neurológico hay otros trastornos por falta de yodo, como cansancio, pérdida de pelo, piel seca, falta de metabolismo, bajo rendimiento laboral, entre otros.

López Linares expresó que, más allá de la edad, es importante que todas las personas consuman pequeñas cantidades de yodo todos los días para mantener las funciones del organismo. "Todos los días cambiamos células. Necesitamos ver, escuchar, tener todas nuestras funciones adecuadas. Nuestro sistema inmunológico que ahora (por la pandemia) está en prueba tiene que estar fortalecido...", manifestó.

Recomendaciones para comprar y conservar

La experta mencionó que el envase de sal no debe estar averiado, roto ni tener fisuras porque se pierde el yodo, que es fotosensible y evaporable: “Cuando se tiene un salero en la mesa, tiene que tener una tapa no expuesta a la humedad ni a la luz”.

Recomendó comprar sal “perfectamente envasada”, no más que para 15 días y no guardarla más tiempo. Pidió no comprar al por mayor -por el vencimiento-.

Para conservar la calidad, la sal debe guardarse en un envase hermético sin exposición a la luz ni al vapor o la humedad propios de la cocina.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...