Pandemia: el ausentismo en el  sector industrial llega al 20%

Poco a poco el sector industrial comienza a recuperarse, aunque ahora habrá que medir el impacto del confinamiento. La pandemia sigue generando complicaciones. Hoy el sector tiene un ausentismo que está entre el 15 y el 20 por ciento, que se mantiene constante desde el aumento de los casos que hubo.

"En líneas generales, la actividad industrial y productiva se mantiene dentro de lo esperado para esta situación", destacó Paula Bibini, presidenta de la Unión Industrial de Salta (UIS) y recientemente designada como integrante del Consejo Económico y Social y representante de la Unión de Industrias del Norte Argentino (Uninoa).

En diálogo con El Tribuno, la empresaria hizo un paneo sobre la actividad industrial a un año del inicio de la pandemia, y expresó que el sector se mantiene activo y constante con casi un 80% de la actividad productiva recuperada, pese a las fuertes restricciones que se vivieron el año pasado.

Bibini se mostró preocupada por las nuevas restricciones a la actividad industrial que, después de un año duro de confinamiento, comienza a tener "una cierta reactivación".

Según un informe de la UIA, en marzo la actividad industrial creció 24,1% anual y 10,3% con respecto a febrero en la medición desestacionalizada. Se trata de un elevado aumento interanual por la comparación con marzo de 2020, cuando la producción se vio afectada por las primeras medidas de la cuarentena y de una recuperación mensual luego de la caída registrada en algunos sectores en febrero por paradas de plantas.

"Se volvió a reactivar el consumo, la gente en cierta medida vuelve a invertir y este tipo de situaciones (restricciones) influyen económicamente y anímicamente. Son todo un conjunto de cuestiones donde obviamente hay un retroceso", expresó la empresaria.

Bibini aclaró que esta situación resiente más a Salta, ya que el empresario industrial trabaja mucho con su producción con el comercio regional y los principales centros de consumo, como Buenos Aires. "Ahí también se siente mucho el parate, por ejemplo con el tema gastronómico y de turismo, que está bastante parado", agregó.

Efectos

Obviamente, si se aplican restricciones provoca que se reduzcan los volúmenes de producción que los empresarios pretenden fabricar. "Esto pasa dependiendo de la zona del país y hasta ahora veníamos bastante bien con la actividad productiva, pero la comercialización si se te reciente en cuanto la gente comienza a no salir. Ya se está marcando, por lo menos desde el mes pasado que Buenos Aires estuvo más estricto", explicó la empresaria.

Después de un año duro de confinamiento, sobre todo en la principal zona del país que es el AMBA, los industriales salteños están sosteniendo fuertemente la actividad económica. "No hay que olvidarse la particularidad que tuvo Salta y la región respecto a otras zonas del país, ante las restricciones se recuperó rápidamente, más allá del contexto del año pasado", comentó Bibini.

La empresaria del sector frigorífico destacó que pese a las restricciones por la pandemia, no hubo despidos dentro del sector industrial, porque se sostuvo la producción. "Entonces de esa manera nosotros podemos tener números certeros de que la actividad industrial se sostiene. Siempre con esa pretensión de poder volver a escalas anteriores donde nosotros tuvimos una producción casi al 100%", afirmó la presidenta de la UIS.

El sector industrial y privado vienen sosteniendo la actividad, al continuar realizando los aportes, tanto impositivos como las contribuciones patronales. "Si el sector privado no aportara no podríamos salir al frente de una situación de urgencia y coyuntura a poder acompañar al Estado en el pago en todo el tipo de ayuda que se están haciendo, tanto para los sectores más vulnerables como críticos, si nosotros no pagáramos nuestros impuestos", expresó.

Aclaró que las dificultades que hoy pueden tener en el sector es que aquellos proyectos industriales que requieren ciertos componentes o insumos de importación se encuentran demorados, ya que las autorizaciones dependen de las autoridades nacionales, como la Secretaría de Comercio, que es quien autoriza los permisos.

Preocupación por inversiones futuras y la situación de la economía

Hoy muchos de los ingresos que están generando las industrias a partir de la recuperación de la actividad están destinados al pago de los créditos, poder cubrir lo que es el capital de trabajo, pero no hay ningún tipo de ayuda o financiamiento por parte de los bancos para acompañar algún proyecto importante. 
“Lamentablemente, esa situación no ayuda a una recuperación económica ni tampoco permite un crecimiento de lo que es la actividad. Hoy hay un parate respecto a lo que son las inversiones futuras con pretensiones de incorporar nuevas fuentes de trabajo. En este contexto, para un empresario industrial se hace muy difícil por esta imprevisibilidad y por no poder contar con fondos”, expresaron desde el sector industrial.
Paula Bibini también hizo referencia al contexto actual que está marcado por el dólar, las exportaciones y la inflación. 
“Un dólar planchado respecto a lo que son las actividades de exportación también no permite pensar a largo plazo o consolidar mercados más importantes. La cuestión de la inflación impacta seriamente porque de alguna manera no permite ajustar el total de los costos productivos o de fabricación que muchas veces uno tiene en una planta industrial”, expresó. 
Desde la UIS afirman que hay muchos factores que no permiten un crecimiento, como la dinámica de la industria o de una empresa y eso lamentablemente quita muchas expectativas sobre todo en los empresarios jóvenes.
Con respecto a la disputa que mantiene el sector del campo con el Gobierno nacional, la dirigente industrial advirtió una falta de capacidad de diálogo de ambos sectores y que hay una falta de seguridad jurídica para aquellos los sectores que pueden tener enfrente medidas de restricción o prohibición, que nada resuelven las cuestiones a largo plazo y que este tipo de medidas apresuradas y sin acuerdo resultan contraproducentes, porque en nada ayudan al sector. 
“Considero que no es acertado tomar medidas arbitrarias y sin acuerdo. Las decisiones se tienen que dar en un marco de acuerdo y este tipo de medidas generan resistencia, rechazo y no ayudan a tener una seguridad jurídica de inversión que la provincia y la región necesitan. No coincido para nada en las medidas que ha tomado el Gobierno nacional, por supuesto, pero me parece que llegó un momento de inflexión donde las partes se tienen que sentar a hablar”, finalizó Bibini.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...