Con el confinamiento proyectan bajar un 50 por ciento los casos de coronavirus

Especialistas de la salud pública expresaron expectativas optimistas con respecto al resultado de la nueva cuarentena que rige desde ayer en los departamentos con mayor riesgo sanitario y señalaron que las restricciones eran necesarias. La expectativa es, en el mejor escenario, reducir el promedio diario de 500 casos a unos 250.

El presidente del Comité Operativo de Emergencia (COE) de Salta, Francisco Aguilar, explicó que cuando se confina una sociedad se busca, en primer lugar, que disminuya la circulación de personas, ya que el virus va con ellas y, al bajar el movimiento, dejan de subir los contagios.

El especialista sostuvo que los 14 días de confinamiento tendrán un impacto positivo en el sistema de salud, que actualmente no está saturado pero sí estresado. "En algunas localidades estamos llegando al 90% y en otras un poco menos. Las actividades, la economía, la educación, todo estaba abierto", señaló Aguilar.

Más allá de eso, las restricciones también pueden implicar una reducción en la cantidad de pacientes habituales que deben atender los hospitales. "Concretamente lo que más llega al hospital San Bernardo es la patología traumática, la otra pandemia que es real y muy preocupante", dijo.

El profesional destacó que en la terapia y la guardia del hospital hay una cantidad "impresionante" de pacientes accidentados que conducían una moto sin casco y todo tipo de heridos de arma blanca. "Esto se da por la circulación. Si la gente se queda en su casa, toda esta patología baja significativamente", precisó.

Anticipó que se notará un impacto en el sistema de salud. "Seguramente se podrán bajar los casos a la mitad en estos días, porque la gente circula igual. Me refiero al personal esencial como policía, enfermeros, trabajadores de supermercados. Puede haber accidentes, pero se reduce a la mitad y eso da un alivio".

Destacó que la atención sanitaria implica no solamente camas sino médicos, enfermeros y personal de hospitales que hace 14 meses que no descansa. "Es muy importante que nos cuidemos, que tomemos conciencia de lo que estamos viviendo, aunque estemos muy cansados y agobiados. Esto no terminó y hay que hacer el último esfuerzo para poder pasarlo lo mejor posible y con el menor daño posible en toda la sociedad. Eso es lo que estamos buscando", finalizó.

Por su parte, el jefe del Programa de Vigilancia Epidemiológica, Francisco García Campos, manifestó que con las nuevas restricciones, tienen expectativas de que, de los 500 casos que se vienen registrando por día, se vuelva a un promedio de entre 200 y 250 cada 24 horas. "Esperamos que en dos o tres semanas se mantenga un nivel de casos que no haga pico, que sean mesetas", indicó.

Con la desaceleración, se contendrá la ocupación, es decir, todo lo que es internaciones y ocupación de terapias intensivas y respiradores.

"Por supuesto que impactará favorablemente y se evitará tanta mortalidad. Lo que pasa es que cuando tenés más de 500 casos, casi 600, como cuando llegamos a 590, con más de 160 casos en UTI y más de 60 en respirador, el pico es alto. Entonces esperamos que en los próximos 14 días, porque es prácticamente hasta el 11 de junio el período de cuarentena, se reduzcan los casos y volvamos a tener el promedio de 250", puntualizó.

Otro objetivo es que se reduzca la alta incidencia en departamentos del sur de la provincia. "Esta semana la capital salteña y gran Salta pasó de amarillo a rojo y la semana que viene continuará ese número porque esa es la proyección. Todos los jueves se analiza la razón, la tasa de incidencia. La Candelaria, Metán y Rosario de La Frontera han sido departamentos que vienen con casos sostenidos toda la semana y hay que trabajar para que se reduzcan".

En líneas generales, se registra una alta ocupación de camas de internación, terapia y hay muchos que están transitando la enfermedad en sus casas. "Por eso llamamos a la gente a que se comunique y avise sus síntomas para que el sistema tenga conocimiento y se eviten complicaciones graves", culminó García Campos.

Hospitales

El gerente general del hospital Arturo Oñativia, Marcelo Nallar, expresó que la contención de la curva de contagios baja de casos dependerá de que la ciudadanía acompañe las medidas que ha tomado el COE. "Si están o no de acuerdo es importante que se acompañe. Ya está tomada la decisión del confinamiento, después se discutirá si era lo mejor, si podríamos haber hecho otra cosa pero bueno... Es lo que hay ahora y es la medida que se tomó. Sería una muestra de madurez ciudadana acatarla para esperar que se reviertan los casos".

En el centro asistencial están trabajando ahora al límite porque además de haber aumentado la ocupación de las camas de terapia intensiva, realizaron dos trasplantes renales el jueves pasado. "Surgieron dos órganos, así que hay dos salteños que se trasplantaron. Entonces en el mismo hospital tenemos un área verde donde están los trasplantados, que no se pueden infectar, y en otra zona tenemos los pacientes con COVID-19. Eso requiere ser muy estrictos con todas las normas, así que la situación es que estamos trabajando al límite, prácticamente sin camas en este momento", precisó Nallar. Agregó que continúan con la atención de las urgencias no COVID, como los trasplantes, las cirugías oncológicas y atención de pacientes obesos o diabéticos, especialidad del hospital, que requieren la internación por su patología de base. "Eso hace tener el equipo de salud estresado y no es de ahora, sino de hace mucho tiempo, lo que da un plus al cansancio", finalizó.

El gerente general del hospital Señor del Milagro, Julio Garzón, sostuvo que, más que expectativas, el confinamiento significa una esperanza de que los casos disminuyan. "Hace unas dos semanas comenzó la escalada y estamos complicados en el manejo de las camas y el recurso humano", explicó.

Contó que en las últimas horas estuvo de guardia en la terapia del hospital y que el panorama es de temer porque casi la totalidad de los pacientes son COVID positivo y jóvenes. "Todos nos preparamos y acomodamos las instalaciones para dar asistencia, pero la circulación brutal y sin control que hubo en estos últimos días no nos va a permitir hacer frente a la demanda por la cantidad de positivos que aparecen y la evolución rápida a la insuficiencia respiratoria", indicó.

Hizo hincapié en que el sistema de salud de cualquier parte del mundo no puede hacer frente a la situación si la gente no toma conciencia y aplica las medidas de protección. Señaló que las cepas que están circulando se relacionan con variables más contagiosas y agresivas. Aparecen en las salas de internación pacientes jóvenes, algunos, sin factores de riesgo.

En tanto, el gerente del hospital público Materno Infantil, Federico Mangione, también coincidió en que más que expectativas tiene esperanza porque la pandemia es el día a día. Con relación a la ocupación informó: "Estamos al 98% y la terapia intermedia que creamos está al 100 por cien. Le pido a la gente en general que tome conciencia porque el recurso humano es poco y, por más que pongamos mil camas más, no vamos a poder cubrir la demanda", finalizó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...