El paro de colectivos complicó a los trabajadores esenciales

Las principales arterias de la ciudad, que tienen el mayor tránsito de colectivos, amanecieron desoladas. Los servicios que brinda Saeta diariamente desde las 5.30 se vieron interrumpidos por el paro de 48 horas convocado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA) en todas las provincias del interior, incluida Salta.

Las paradas vacías en el centro salteño fueron el reflejo de que la medida de fuerza se hizo sentir con dureza. El paro, que se realiza luego de que fracasara la última conciliación obligatoria, tuvo un acatamiento de un 100%. Los choferes piden ganar los mismos salarios que los conductores del AMBA, a quienes les dieron un aumento del 39% y un bono de 30.000 pesos.

Sin embargo, la actividad comercial y laboral que está permitida en esta etapa de restricciones no se frenó y se complicó el traslado de los trabajadores esenciales. La ciudad se encuentra entre los nueve departamentos de la provincia con alto riesgo epidemiológico, por lo que rige desde el domingo pasado el confinamiento decretado por Nación.

El tránsito en las principales rutas y avenidas fue aumentando con el pasar de las horas. La falta de transporte público obligó a muchas personas a usar otra opción para trasladarse.

En remise, en taxis, compartiendo el auto con otros compañeros de trabajo, caminando o en bicicleta, los empleados de actividades como salud y seguridad tuvieron que encontrar la manera de llegar a sus puestos. Por la medida de fuerza pudo vislumbrarse el malestar de la gente que tuvo que asistir a sus lugares de trabajo.

"La verdad que fue una complicación. Tuve que hablar a un vecino del barrio para que me traiga a mi trabajo. Pero ahora se me presenta un problema porque no sé como volver cuando salga, después del mediodía. Tendré que tomar un remise, pero es muy caro. Siempre perjudican al que menos tiene con estas actitudes, uno entiende el reclamo pero ¿cómo hacemos los que no tenemos auto?", dijo Virginia, quien presta servicios en la zona y viaja a Salta capital desde Cerrillos.

Acomodarse

Paola Flores se traslada todos los días desde Castañares a la zona sur de Salta, donde esta ubicada la empresa en donde trabaja. Todos los días toma el Troncal, pero antes tiene que hacer una parada obligatoria. Tiene que llevar a su hija de cuatro años a la casa de su hermana para que la cuide. Paola se siente muy perjudicada por la medida de fuerza que tomaron los trabajadores de Saeta.

"La verdad que estoy muy mal, porque este paro te descompagina todo. En mi caso tengo una hija a la que tengo que ir a llevar a otro barrio para que me la cuiden. Tengo que llevarla a ella en remis y después ir a mi trabajo. Por suerte conseguí que me lleve un compañero. Esto de que avisen sobre la hora te descompagina todo, además de que se suma una erogación importante que no tenías prevista... y a fin de mes", expresó la joven.

Lo que más le preocupa a Paola son las distancias. Tiene que hacer un largo recorrido desde la zona norte al sur. Para evitar el excesivo gasto que significaría movilizarse en remise acordó ir con un compañero que vive por su zona.

"Venirme con un compañero, por más que el tenga la mejor onda es un problema, porque no sé si mi compañero está en condiciones de irme a buscar o lo hace por obligación. Además te genera una incomodidad porque no te podés mover libremente", destacó Paola.

Para esta joven de Castañares, el paro es injustificado. Destacó que no apoya la medida de fuerza que están desarrollando los choferes en provincias de todo el país para que los salarios que ganan se equiparen a los de la ciudad de Buenos Aires.

"Si fuese un reclamo justo uno lo acompañaría, pero el servicio de transporte es pésimo y además es esencial. O sea ¿por qué hacen paro? Los colectivos como medio de transporte dejan mucho que desear. Uno, por la frecuencia y otro, por cómo el chofer maneja el colectivo. No tienen respecto por nadie", expresó Paola.

Más viajes

Los que podían afrontar el costo de pagar un remise se movilizaron por ese medio de transporte. Desde el sector afirmaron que la cantidad de viajes aumentó durante el horario laboral pero no fue suficiente como para hacer una diferencia, ya que el universo de trabajadores solo está acotado a los esenciales, además de que en estos días no hay clases presenciales.

"Si aumentó la recaudación en estos momentos (por ayer al mediodía), pero solo en la hora que la gente va a trabajar y nada más. Después de eso se volvió a paralizar todo. Un remisero en ese tiempo puede hacer dos viajes, cómo mucho. Ahora (por ayer), en todos los del grupo de WhatsApp de remiseros están todos quejándose. Es todo lamentos porque no hay viajes, no hay pasajeros y no pueden levantar a nadie", expresó Damián, un remisero que tiene base en la zona sur de la ciudad.

El trabajador del volante también criticó a las agencias de remises y afirmó que no los están ayudando en estos momentos difíciles. "Ya sabemos que las remiseras no nos dan viajes, menos nos van a dar ahora cuando hay una crisis económica", expresó. Y agregó: "Normalmente se trabaja mejor cuando hay paro de colectivos, así que esperamos que algo se mueva, son dos días que ayudan pero que lamentablemente no alcanzan".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...