Sergio Federovisky: "La vida va a ser muy compleja en algunos lugares"

En la preocupación por el futuro del planeta, por tomar conciencia inmediata y buscar respuestas a gran escala sobre la problemática, Sergio Federovisky concentró su participación en las jornadas que preparó El Tribuno denominadas "Hablemos de lo que viene: Nuestro hábitat".

Tras repasar la inacción global por cuidar la tierra, desde aquella histórica convención de naciones de 1992 en Río de Janeiro, lo que luego intentó plasmar en su documental "Punto de no retorno", el periodista, biólogo y ecologista compartió también la advertencia de los científicos sobre cómo impactará el desbalance ambiental en nuestra región.

"Si mañana mágicamente cesaran la emisión de gases invernaderos, los efectos beneficiosos quizá los veamos de acá a 30 años. Por lo tanto los impactos que se predicen van a ocurrir. Se prevén días continuos con heladas, días continuos sin lluvia, con lluvia, y así. Y uno de los items es la temperatura máxima, y la cantidad de días con olas de calor a lo largo de un año".

Federovisky, que además es viceministro de Medio Ambiente de la Nación, contó que el ministerio posee un modelo desarrollado en los últimos diez años con un conjunto de organizaciones científicas. En ello se observa que el noroeste del país, que abarca Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, Tucumán y Santiago del Estero, van a ser los más afectados con olas de calor constantes a lo largo de un año.

"En se modelo se establece una previsión, por ejemplo, para La Poma, que podría llegar a tener hasta 250 días de calor al año, con temperaturas que superen los 48 o 49 grados. Estamos hablando de previsiones de lugares donde la vida va a ser muy compleja. Y si la mitigación no surge de políticas va a tener que salir de la población".

En otro orden, y para graficar cómo padecerá la humanidad las consecuencias drásticas del cambio climático, utilizó como ejemplo "el caso de la rana".

"Si uno mete una rana en agua hirviendo se quema y salta, sí obvio; pero si uno mete una rana en agua fría y la va calentado, la rana se adapta. Y deja de adaptarse cuando el agua está tan caliente, muere".

El investigador dijo que utilizó la metáfora para trasladarla a las personas. "Estamos inmersos en un recipiente, que es el planeta, pero a diferencia de una rana común, somos una sociedad con capacidad transformadora, que podemos saltar y apagar el fuego, porque somos consciente. Somos una rana, pero no una, somos ranas víctimas, ranas responsables, hay ranas que no cooperan, que son culpables".

Otro de los aportes interesantes fue el de los glaciares y su retroceso. "Es una cuestión central", opinó.

"Cuando hay calentamiento, el que más sufre es el hielo, y el derretimiento del hielo provoca la lógica elevación de los niveles del mar. El agua que estaba sólida pasa a líquida, hay más agua. Sencillo como eso".

Federovisky aseguró que el 50% de la población del planeta vive en una franja costera de 60 kilómetros. Para este sector el deshielo es crucial ya que las costas van a retroceder.

Además, manifestó que "los glaciares también son grandes reguladores del clima, y si perdemos glaciares, perdemos capacidad de producción de agua potencialmente potable, agua dulce, que sabemos que es escasísima, solo 3% del agua de planeta es agua dulce".

Y en el caso de la Argentina, el 18% de la población depende de ríos que vienen de glaciares, "si esos glaciares retroceden, qué va a pasar con esos ríos".

Por otro lado, para Federovisky, la pandemia de coronavirus está directamente relacionada con el cambio climático. "Queda claro a esta altura que la pandemia es un problema ambiental. Deriva luego en un problema sanitario, pero su origen está basada en la zoonosis que provocan enfermedades en los humanos. Por lo tanto la inadecuada producción fabril de animales, más el avasallamiento sobre los ecosistemas y la desaparición de ambientes naturales, son caldos de cultivo para la aparición de esas zoonosis. De lo contrario cómo explicaríamos que en los últimos 20 años se concentraron zoonosis de la gripe aviar, de la fiebre porcina, la vaca loca, el sida, el ébola, todo con origen en los animales. Y no le estoy echando la culpa a los animales. Por lo tanto, si no entendemos que la pandemia viene de allí, puede repetirse".

El rol de los jóvenes, para este especialista, será vital. "Cada época tiene un conjunto de valores y premisas que corresponden a esa época, por eso no se puede analizar el pasado con los ojos del presente, porque regían otros valores. Los valores del siglo XXI están basados en la igualdad del género y el ambiente, dos pilares que no se discuten. Los jóvenes son los emergentes que ocupan ese lugar que demanda la sociedad para cumplir estos valores, son los protagonistas que canalizaron correctamente lo que la época demandaba, los jóvenes son portadores de un piso ético. Mi expectativa está puesta en que cuando sean ellos los que tienen que tomar decisiones, lo hagan con el progreso de la ética con la naturaleza, que se mida en cantidad de energía a partir de fuentes renovables y no de energía de combustibles fósiles".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...