Zona caliente: tres muertes en el norte en ajustes de cuenta

Un joven de 27 años, exconvicto, juzgado y condenado a 9 años por una violación de la que se declaró inocente, asesinó de una puñalada a su expadrastro, Humberto Díaz (51), a quien le había jurado -según familiares de la víctima- durante los años de su condena que lo iba a ajusticiar apenas recupere su libertad, en la madrugada de ayer cumplió su promesa de sangre y puso fin a una historia incomprensible para el siglo XXI.

El asesinato a puñaladas de un hombre en la vía pública de la ciudad de Tartagal hizo que los memoriosos de Villa Belgrano rememoraran una hecho sucedido 9 años atrás, por el que Facundo Andrés Jerez -por aquel entonces de 19 años- fuera encarcelado y condenado a casi una década de prisión por el abuso sexual intrafamiliar de una niña de 7 años, sucedido en noviembre de 2012.

En la madrugada de ayer el joven Jerez, quien hace siete meses había recuperado su libertad, puso fin a una historia que, según vecinos, estaba grabada a fuego.

La venganza, de tinte cinematográfico, se consumó a la 1.45, cuando Humberto Alfredo Díaz, de 51 años, volvía a su domicilio luego de festejar el Día del Padre, y antes de que ingresara a su morada se presentó montado en una motocicleta Facundo Jerez, su exhijastro, quien le recordó justamente el hecho acaecido en 2012 y su condena, para luego agredirlo de manera demencial hasta derribarlo y, finalmente, ultimarlo de una sola puñalada en el tórax.

Fuentes policiales indicaron a El Tribuno que el homicidio se produjo aproximadamente a la 1.45 en la puerta del domicilio de la víctima. Tras consumar la muerte Jerez montó su motocicleta y se dirigió a su domicilio.

Fuentes de seguridad relataron a El Tribuno que las amenazas de Jerez en contra de su expadrastro, quien vivía actualmente con otra mujer, tenían larga data y que se originaron justamente cuando el joven fue acusado de la violación de una familiar suya de solo 7 años.

   Lugar donde se consumó la amenaza de un hombre contra su padrastro. 

 

La madre de Jerez, exmujer del fallecido Díaz, se hizo presente en la comisaría y entregó a su hijo, quien llegó al lugar mansamente y quedó a disposición de la Justicia.

En la frontera

En otro caso de una serie interminable de ajustes de cuenta en la frontera norte de Salta, dos hombres murieron tras resultar heridos al haberse enfrentado a balazos y puñaladas ayer en la madrugada en un barrio de Salvador Mazza.

Un llamado al Sistema de Emergencias 911 alertó a esa hora, las 4, sobre un enfrentamiento a tiros entre personas en el barrio Ferroviario de la localidad de Salvador Mazza, fronteriza con Bolivia.

Personal de la comisaría 40 tomó intervención y se constituyó en la intersección de las calles Córdoba y Juan Domingo Perón, donde encontraron a un hombre tendido en el piso con una herida en el cuello, y a otro sobre la vereda, con un arma blanca en una de sus manos.

En ese momento un hombre se acercó en un vehículo particular y aseguró ser el padre de uno de los heridos, por lo que se lo llevó inmediatamente al hospital, pero murió antes de llegar. En tanto, personal de una ambulancia confirmó el fallecimiento del otro hombre herido en el lugar. Efectivos de la comisaría 40 y de Criminalística trabajaron con el fin de realizar las pericias de rigor, y el fiscal Penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Gonzalo Vega, tomó intervención en el caso y comenzó las tareas investigativas para tratar de esclarecer el caso; llamativamente uno de los fallecidos ya había protagonizado un hecho grave de violencia de género.

Investigan la presencia de terceros en la pelea

Hasta el momento la policía no detuvo a ningún sospechoso, pero los vecinos de la fronteriza localidad de Salvador Mazza amanecieron consternados por un hecho de sangre que se cobró la vida de dos jóvenes residentes en la localidad norteña.
Todo se produjo alrededor de las 4 de la mañana de este lunes en el barrio Ferroviario, más precisamente frente a la cancha en la calle Juan Domingo Perón. Fueron los vecinos quienes llamaron a la policía luego de escuchar al menos 6 disparos. Lo que los investigadores tratan de determinar es si se trató de un enfrentamiento entre grupos antagónicos o fue una pelea entre Maximiliano Vargas (de 28 años de edad), residente en Villa Las Rosas, y Enzo Roberto Gonzáles (de 24 años), domiciliado en el mismo barrio Ferroviario de la localidad fronteriza.
Hasta el momento la policía no pudo determinar que otras personas hayan participado del sangriento episodio y todo hace suponer que el enfrentamiento fue entre los dos hombres. En la localidad de Salvador Mazza no se descarta un ajuste de cuentas por la ferocidad con la que actuaron las dos víctimas fatales.
Vargas es el mismo joven que el pasado 13 de mayo se llevó a su pareja a la fuerza de una vivienda de Villa Las Rosas, y que disparó contra varios jóvenes que intentaron salvar a la mujer a la que había sometido a una violenta golpiza.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...