Ni tan locos,  ni tan cuerdos

"La mediocridad para algunos es normal, la locura es poder ver más allá".

El tuerto y los ciegos.

Charly García.

Biblioteca Provincial. Tarde de sábado. En algunas de las salas hay presentaciones de libros y muestras. En el patio se comparten espacios de lectura y escritura. Hay mesas con libros de editoriales y con libros auto gestionados por sus propios escritores. Nosotras estamos en una mesa compartida, sobre esa mesa algunos ejemplares de "Mientras tanto la pandemia".

Se acercan dos señoras, se interesan por el libro, preguntan cómo se hizo, de quien fue la idea. Compran uno, seguimos hablando. Las invito a conocer la muestra "Cartas que van y vienen" que está en la Sala de Lectura, cruzando una puerta, a unos pasos de donde estamos. Aceptan, me siguen, vienen conmigo al lugar donde los paneles soportan el peso de las palabras que son parte de esta muestra.

Entonces les presento el evento: es un intercambio de cartas entre escritores que participaron del libro "Mientras tanto la pandemia" y escritores de Experiencia Aisla2, que son pacientes del hospital Ragone y que también ellos, en un proyecto de escritura están relevando su experiencia de cómo viven esta pandemia. Desde que dije Ragone, una de las señoras se sonrió y buscó complicidad con la otra.

Asumiendo que los minutos de charla que llevábamos le daban confianza suficiente como para hablar sin filtro, apenas hice una pausa, ella soltó: "¿pero no están todos locos ahí?"; su compañera la miró, luego me miró, se rio; y dijo: "a veces los locos están afuera". Yo asentí con una sonrisa que se unió a la complicidad de las tres. "Es cierto", dijo más reflexiva la primera en hablar, como si aquel comentario suyo hubiera representado más bien un eco de prejuicios colectivos que su propia voz. A veces solemos rendirnos a cierto automatismo que nos lleva a señalar y clasificar antes que a escuchar, intervenir e integrar.

El proyecto Aisla2 busca renovar la experiencia de "Mientras tanto la pandemia" en un contexto diferente, donde el aislamiento y las restricciones pueden ser parte de tratamientos y espacios de tiempo destinados a rehabilitación e integración.

El proyecto de las cartas surgió a finales del año pasado cuando reparamos en las distancias y las restricciones que hacían que muchos de los usuarios del sistema de salud mental del Hospital Ragone no pudieran reunirse con familiares y amigos, situación que no solo los alcanzó a ellos, sino a muchas personas más. Recuperamos entonces, el gesto de enviar cartas e invitamos a escribirlas con mensajes alentadores para un fin de año particular.

El equipo de salud mental del Hospital que colabora estrechamente para que el proyecto Aisla2 pueda ser una realidad leyó las cartas en una emotiva ceremonia de fin de año, y enseguida los oyentes pidieron responderlas y lo hicieron con la avidez de quien está feliz recibiendo un regalo, un cariño inesperado de un desconocido.

Esos comentarios frescos, vívidos, positivos, esperanzadores, esbozados en las cartas, forman parte de la muestra que está vigente en la Biblioteca Provincial y puede verse y leerse hasta finales de julio.

Como en un juego, los fragmentos de las cartas se mezclaron, ya no sabemos quién escribió y quien respondió, así están expuestas en la Bi blioteca.

¿Están todos locos? ¿Quiénes? Si leer esos fragmentos te da una pista de quien lo está o no lo está ya es asunto de cada uno.

* "Cartas que van y vienen" puede visitarse en la Biblioteca Provincial durante todo el mes de Julio. Para más información visitar @mientrastantolapandemia en Facebook e Instagram

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...