“Adiós Bruni! Ya te desarman! Ya sos historia!”. Con esas palabras, Fabián “Zorrito” Von Quintiero anunció el cierre de su restaurante Bruni, un clásico del circuito gastronómico de Bajo Belgrano. El músico posteó una foto del local ya en proceso de desmantelamiento y escribió un crudo relato: “No es por la pandemia, es por la pymedemia”.

“Adiós a la vida de gastro pyme argentina y sus consecuencias”, continuó filoso y dolido el ex tecladista de Soda Stereo y Charly García, que apostó al mercado gourmet con su local que funcionaba desde 2008.

En su posteo de Instagram, Von Quintiero se llenó de sarcasmo y bronca: “Bienvenida una vida libre de IVA, ingresos brutos, ART, seguros de vida, seguridad social, cuota sindical, retenciones, percepciones, comisiones de tarjetas de crédito, débito, mercado pago y aplicaciones de delivery, servicio de posnet, alquiler, ABL, luz, gas, agua, cuenta de banco, impuesto al cheque, autónomos del presidente, sueldos, abonos de sistema facturación, abogados, contador y si te queda algo el 30 por ciento de ganancias”, enumeró.

Y fue más allá: ”Así como lo leen! Todos comiendo del mismo plato. Demencial”.

Luego se despidió de “gestores, inspectores y el código imposible” y del “leonino contrato de alquiler que siempre se está acabando, a sus hijos propietarios y a mantenerles su herencia, su ingratitud y su miserable soberbia”, se quejó sobre sus locatarios.

Poético siempre, pero crudo en sus palabras, el músico siguió su enumeración. “Adiós al robo hormiga de cada día de algunos recursos y sus socios caranchos. Tantas historias! Como la de la manager confesa, como que no venga chef tantas veces, como la del Día de la Madre que se trabó la cocina y tanto para contar. Tragicómico!”, continuó.

“Pymedemia”, el título ruidoso del Zorrito

“Lo vine intentando desde abajo, con éxitos y golpes, pero no es por la pandemia, es por la pymedemia. Te cansa posta!”, agregó, agotado por el agobio del sector que es uno de los más afectados por la crisis económica agravada por el coronavirus.

Después de los agradecimientos -incluso para los primeros comensales que entraron al restaurante-, el Zorrito cargó su pluma para el final del mensaje, casi como si su adiós fuera un tango.

“Son emociones muy mezcladas y aunque me quiera ir, sin embargo, tengo esa nostalgia de seguir, acá comiendo, la esquina me extrañará, siempre bebiendo, siento la tristeza de partir, ya estoy saliendo, yo también la extrañaré, pero sonriendo, solo me queda por decir que me estoy yendo a un lugar que me haga más feliz”, escribió el también ex bajista de Los Ratones Paranoicos.

Y firmó la despedida con un “Vamos viendo!”, signo de estos tiempos.

Según un informe de FEHGRA, la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina, que agrupa a 50.000 establecimientos del sector, desde marzo de 2020 hasta mayo de este año más de 11.800 empresas de este rubro tuvieron que cerrar sus puertas. Esto implica que más de 175.000 familias perdieron su fuente de trabajo.

Un retroceso de 40 años para la industria gastronómica.- La ecuación es contundente: significa un retroceso de 40 años para la industria gastronómica porteña que retrotrajo su nivel de actividad a los de los fines de la dictadura militar. Bruni se suma a una lista interminable de lugares de referencia que cierran sus puertas, entre ellos, bares notables y hasta cadenas enteras dedicadas a la gastronomía.

Fuente Clarín

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...