Razas caninas: el ovejero alemán

Cuando se piensa en un perro, la imagen del ovejero alemán (pastor alemán, perro de policía, manto negro) viene a la mente ya que es el perro más difundido de todos. 

Abandonada su función de cuidador de animales, hoy trabaja acompañando a los ciegos, en la búsqueda de personas extraviadas, en salvamento en aludes, como auxiliar de las fuerzas del orden, como perro antidroga, como portador de órdenes en el ejército y también como perro guarda y defensa personal.

Orígenes

A fines del siglo XIX, Von Stephaniz seleccionó, con métodos rigurosos, a esta raza cuyos orígenes se pierden en el tiempo. Según algunos, descendería de los lobos salvajes cruzados con perros domésticos. Otras tesis, lo señala como descendiente del perro de la edad del bronce, que vivió milenios antes de Cristo, originario de Asia y de rápida difusión en Europa. 

El ovejero alemán actual es fruto de una esmerada selección de criadores alemanes que han cuidado tanto el aspecto estético-funcional, como el relativo al carácter. Por estas cualidades a partir del comienzo del siglo XX, este perro ha tenido progresivamente un éxito no igualado por ninguna otra raza canina.

Se trata de una raza antigua, pero seleccionada y criada con pericia y competencia, en la cual se ha puesto atención especial en los aspectos comerciales del proceso.

Características generales

Este perro se ha hecho famoso combinando, en su justa medida, cualidades como serenidad, inteligencia bondad, afecto, valentía y varias más. Sea cual sea la labor que esté desempeñando -animal de compañía, policía, lazarillo, rastreador, etc.- cumple con disciplina matemática todo lo que le mandan. Su cerebro procesa todos los datos como si se tratara de una sofisticada computadora. Cuando se enfrenta a una situación difícil, baraja todas las posibilidades hasta dar con la más acertada. 

De él solo se cuentan proezas y hazañas y no se exagera cuando algunos lo califican como el perro más perfecto de la especie. Valentía, inteligencia, fidelidad, paciencia, obediencia y, como no, hermosura. Pero lo que más sorprende de este animal son sus instintos a flor de piel, aunque no haya sido adiestrado para ello, resuelve cualquier tipo de conflicto. Defensa, guarda, protección, salvavidas, guía y compañero.

Es el perro de compañía por excelencia, su nobleza de corazón y fidelidad ha encandilado a millones de personas. Tiene una gran capacidad de adaptación a todas las situaciones, domina todas las disciplinas. Aunque no acepta fácilmente cambiar de dueño. Posee un carácter equilibrado y decidido lo que lo convierte en un buen guardián.

Estándar

Altura: alzada a la cruz de 60 a 65 cm. en machos y de 55 a 60 cm. en hembras.

Peso: de 35 a 40 kg en machos y de 31 a 35 en hembras.

Cabeza: proporcionada con el cuello. Vista desde arriba se va achicando gradualmente desde las orejas hasta la punta de la nariz con escotadura naso-frontal oblicua y no muy marcada. Labios tensos, bien adheridos. Hocico potente. Caña nasal recta. Nariz negra.

Ojos: de tamaño mediano, con forma de almendra, algo oblicuos, oscuros.

Orejas: de tamaño mediano, anchas en la base, de inserción alta y puntiagudas, llevadas siempre erguidas y dirigidas hacia adelante.

Cuello: robusto, de longitud mediana, con musculatura bien desarrollada, sin piel floja ni papada.

Extremidades anteriores: hombros largos, oblicuos, planos formando con el brazo un ángulo casi recto. Antebrazo recto. Corvejón sólido, pero no muy recto.

Cuerpo: tórax profundo, pero no muy ancho, costillas abarriladas. Vientre poco retraído. Dorso recto y muy desarrollado. La longitud del tronco supera a la alzada a la cruz. Lomo ancho y robusto, grupa robusta y ligeramente caída.

Extremidades posteriores: muslos anchos con fuerte musculatura. Fémur bastante largo. Tarso y metatarso sólidos y robustos.

Pies: redondeados, cortos, bien cerrados, arqueados. Planta muy dura. Uñas cortas y fuertes, generalmente oscuras.

Cola: densamente cubierta de pelo, larga hasta el corvejón. En reposo cuelga y se curva ligeramente, en movimiento o en estado de excitación el perro la levanta, pero nunca por encima de la línea del lomo, curvándose un poco en el extremo.

Pelaje: en lo relativo al pelo, los pastores alemanes se subdividen en 3 variedades: de pelo corto duro, de pelo largo duro y de pelo largo suave.

Color: puede ser negro, gris-hierro, uniforme o con manchas regulares marrones o amarillas. Subpelo siempre más claro, salvo en aquellos ejemplares completamente negros.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de El Tribuno Campo

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...