¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
14 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Crece la presión a quienes se resisten a vacunarse

La provincia de Córdoba no dejará trabajar a los docentes no vacunados y sin PCR negativo. También el Poder Judicial de esa provincia exige las dosis a sus empleados.
Viernes, 03 de septiembre de 2021 00:00

Mientras poco a poco avanza la campaña de vacunación en el país, se multiplican las voces que reclaman que quienes vuelvan a trabajar presencial estén inoculados o presenten exámenes PCR negativos en forma regular.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Mientras poco a poco avanza la campaña de vacunación en el país, se multiplican las voces que reclaman que quienes vuelvan a trabajar presencial estén inoculados o presenten exámenes PCR negativos en forma regular.

Ayer, el Gobierno de la provincia de Córdoba informó que los docentes de la provincia que no se vacunen ni presenten un PCR negativo por semana no podrán dar clases.

En esa misma provincia, en el Poder Judicial está abierto "otro frente", ya que exigirán a los empleados no vacunados un PCR negativo cada 72 horas.

Ambas situaciones dan cuenta de una mayor presión para que los ciudadanos se vacunen contra el coronavirus.

El mes pasado, la Unión Industrial Argentina había manifestado que no permitiría trabajar a quienes no tuvieran las vacunas, y si no asistían a sus lugares de trabajo tendrían descuentos salariales. La postura desató una fuerte polémica y aunque nadie insistió, la idea de presionar a recibir las dosis se percibe en el aire.

Vuelta a clases

Ayer el ministro de Educación de Córdoba, Walter Grahovac, afirmó que los docentes de la provincia que no se vacunen ni presenten un PCR negativo por semana no podrán dar clases.

La medida dispuesta por el gobierno de Juan Schiaretti se confirmó luego de que la Provincia anunciara las disposiciones que adoptará para el regreso a la presencialidad plena en el distrito. La obligación de vacunarse o presentar un testeo es para intentar fomentar la inmunización de los maestros que aún no fueron inoculados, que la Provincia calcula que son unos 6.000. Grahovac detalló que los docentes que no quieran ni busquen vacunarse estarán obligados a presentar un test de PCR negativo todas las semanas. En caso de no tenerlo, no podrán asistir a sus lugares de trabajo, lo que les generará una falta injustificada y también una pérdida salarial.

Según los registros, en Córdoba el 86% de la planta docente ya cuenta con el esquema completo de vacunación y esta disposición apunta a que todo el personal esté inmunizado.

"Los que no estén vacunados tienen que presentar el PCR todos los lunes; si no, no van a poder ingresar. Es una falta injustificada y si es falta injustificada no van a poder cobrar esos días", resaltó el ministro de Educación cordobés en declaraciones radiales.

La provincia de Córdoba anunció que el nuevo criterio que se incorpora es el de 90 centímetros entre estudiantes en las aulas, para el caso de aquellas escuelas que no puedan asegurar el distanciamiento de 1,5 metros. La medida alcanza a 418.169 estudiantes de escuelas estatales de los tres niveles, es decir el 74 por ciento del total de la matrícula, en este sector, para regresar a una presencialidad plena. Luego de que el Consejo Federal de Educación estableciera nuevos criterios para la presencialidad de los estudiantes en las aulas, la Provincia de Córdoba avanza en una mayor apertura pedagógica aplicando protocolos de prevención.

Obligan a un PCR

Los trabajadores judiciales de Córdoba volvieron a cumplir tareas presenciales y el Tribunal Superior de Justicia estableció que quienes decidieron no vacunarse contra la COVID-19 tendrán que realizarse un PCR cada 72 horas, porque de lo contrario tendrán licencia sin goce de sueldo, salvo aquellos que tengan prescripción médica, por lo que un grupo de empleados presentó un recurso de ampa    ro.
El abogado Fabián Moscovich representa a 45 empleados judiciales cordobeses que no se quieren vacunar, pero sí quieren trabajar. El letrado dijo que licenciar a aquellos trabajadores que no quieren vacunarse es “un ejercicio abusivo y caprichoso, sin razones jurídicas válidas”.
 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD