Discuten la oportunidad de crear una universidad pública provincial

Corresponsalía Tartagal

“Mis alumnos se reciben en Tartagal y se van a los Emiratos Árabes porque acá no tienen oportunidades”,dijo sin pelos en la lengua el doctor Jorge Restom, un calificado profesional norteño, docente de la UNSa y diputado provincial.

“El 70 por ciento de los chicos que estudian en la Sede Tartagal de la UNSa se reciben de ingeniero en perforación y, como no consiguen trabajo, se van a aplicar todo lo que aprendieron en Tartagal en el sur. A otros los encuentro en los aeropuertos porque consiguieron trabajo en Emiratos Árabes, Estados Unidos o Europa”, continuó en una suerte de soliloquio el docente.

Y agregó: “Esa es la realidad del profesional que se recibe en Tartagal porque, por un lado, no hay una revalorización del egresado, al que no se le da ninguna oportunidad en su zona, y, por otro, que los formamos en universidades públicas -con toda la inversión que eso implica- para que se vayan a producir para otros países a grandes empresas extranjeras”.

La última semana de diciembre en Tartagal se recibieron cuatro ingenieros en perforación y, como los anteriores chicos, seguramente no tendrán la mínima oportunidad de volcar todo lo que aprendieron en beneficio ni de su provincia ni de su departamento porque no tienen posibilidad de conseguir un trabajo y, por el contrario, tienen que desarraigarse. Después nos lamentamos de la fuga de talentos y la gran pregunta es, ¿qué estamos haciendo para retenerlos?. 

El Dr. Jorge Restom es docente de la sede Tartagal de la UNSa de la carrera de Ingeniería en Perforación y desde diciembre pasado ocupa una banca de diputado por el departamento San Martín. El profesional se refirió a la realidad de los chicos que con tanto esfuerzo egresan de una carrera en la sede local de la universidad pública pero que deben dejar el norte, “a pesar de que les cuesta tanto por su idiosincrasia porque son chicos que vienen de pueblos de este interior profundo donde, afortunadamente, lo más importante sigue siendo la familia”.

“Tanto es así que cuando tienen su esposa, sus hijos, prefieren trabajar 20 días afuera, descansar 10 y volver a su tierra. Los veo sentados en la plaza jugando con sus nenes chiquitos y les pregunto por qué no te llevaste a tu familia y me responden: ‘No profe, yo quiero que ellos se queden acá porque en una de esas por ahí consigo algo y me puedo volver. Donde yo trabajo es caro para vivir, hace frío y prefiero ir y volver porque no quiero que nos vayamos de acá’. Es conmovedora la respuesta que me dan, pero es la triste realidad del profesional que emigra de estos lugares”, describió con dolor.

Diferencias abismales con Jujuy

Restom, que como legislador provincial ocupa una banca por el PV, consideró que “lo que ha hecho el gobernador Gerardo Morales, en Jujuy, con la explotación del litio es brillante, más allá de que ideológicamente yo no coincida en nada con él. En Jujuy se dispuso que el 1 por ciento de lo que la Provincia obtiene por la explotación de litio se destine a la universidad como la fuente primordial de conocimiento que es. Se creó la carrera de Ingeniería en Perforación, la misma que tenemos en Tartagal desde que prácticamente se creó la sede Tartagal”.

“Pero a diferencia de lo que pasa con los profesionales salteños del norte, en Jujuy se prioriza la mano de obra local, por lo que muy pocos de nuestros egresados tienen la posibilidad de conseguir un trabajo en esos proyectos de explotación minera”, dijo Restom.

“Los chicos salteños no tienen esa misma oportunidad porque esta provincia les cierra las puertas. Y desde la Nación tampoco se fomenta el desarrollo de la industria hidrocarburífera que tanto bien nos hace a los norteños y que tantos recursos económicos le ha dado a toda la provincia de Salta por intermedio de las regalías hidrocarburíferas y ha contribuido a la generación de energía para toda la Argentina”, agregó el docente‘.

En esa línea el universitario norteño consideró que “si usamos el sentido común, tenemos que ver que a 40 kilómetros de los yacimientos norteños están los campos bolivianos que siguen produciendo, sobre todo gas, para venderle a nuestro país y a Brasil; y a pesar de que se trata de las mismas formaciones geológicas, en nuestras áreas no se pone un peso para adicionar un metro cúbico más de hidrocarburo para crear fuentes de empleo, generar más recursos y hacer que el norte tenga esperanzas. Esto es una decisión política y se necesita una mano del Estado, no regalando lo que no tiene, sino incentivando la inversión como se hizo en  otras regiones”.
 

La génesis del proyecto

La Escuela de la Administración Pública, creada por el gobierno de Juan Manuel Urtubey en diciembre de 2013, comenzó a ser denominada Universidad de Administración pública Provincial. Ahora con el nuevo proyecto se agregará “de tecnología y oficios”.
La iniciativa ya obtuvo la sanción de ambas cámaras legislativas por tanto el Ejecutivo provincial deberá crearla con la designación del rector por parte del gobernador de la Provincia.

El nuevo funcionario provincial contará con el lapso de 90 días para la creación del estatuto que regirá esta casa de estudios. Según el presupuesto provincial, serán destinados para esta universidad pública de tecnologías y oficios $5.102 millones pero, a diferencia de las universidades nacionales, no contará con autonomía sino que dependerá del Ministerio de Economía y se conformará con 9 sedes ubicadas en diferentes puntos de la provincia.

Falta de criterio y de sentido común

El doctor Restom hizo una reflexión sobre el futuro educativo.

“Nadie podría oponerse a la creación de un espacio educativo, pero tenemos que tener criterio y sentido común”, consideró Restom y se refirió a la ley de creación de la Universidad Pública de la Provincia de Salta. “En ambas cámaras ya se ha sancionado la ley que crea la Universidad Pública provincial y el Ejecutivo tiene que designar al rector, que en 90 días tiene que darle forma al estatuto”.
“La Provincia, según esa ley, va a destinar más de 5 mil millones de pesos para esa iniciativa, pero en el departamento San Martín la escuela Güemes, de Coronel Cornejo, no tiene bancos donde los chicos se sienten. En departamentos como San Martín o Rivadavia la escuela no es solo educación, es acceso para cientos de niños al único plato de comida que tendrán durante el día. Por eso me parece que crear una universidad provincial y destinarle 5 mil millones de pesos por año, cuando no tenemos garantizada la enseñanza básica, es un despropósito”, consideró.
Restom se refirió al proyecto “en el que se habla de conectividad, cuando en Salta tenemos departamentos como San Martín donde los chicos no tienen para comer, ¿y así pretendemos que se conecten?”
“En cuanto a la conectividad, yo lo vivo en la universidad, porque durante la pandemia teníamos que subir las clases pero la realidad es que en el norte contamos con una tecnología del siglo XVIII”, dijo.
Y agregó: “Las salas de nivel inicial para nenes de 3 y 4 años es ley, pero la Provincia no la cumple y así cada año vemos que las mamás duermen en las puertas de las escuelas para conseguir un asiento para sus niños que les garantice educación. Mi opinión y la de muchos legisladores que estamos a favor de crear espacios educativos no es oponernos por la oposición y nada más; es pedir que se tenga criterio, que se prioricen las necesidad reales que los salteños tenemos en materia educativa y que al momento en que el chico egresa se le dé el lugar que él y la región en la que se formó merecen”, opinó.
 
 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...