Intendentes analizan bajar el monto del bono extraordinario 

Unos 53 intendentes se reunieron ayer en el Foro que los nuclea y coincidieron en que no llegarán a pagar a los empleados del sector público el bono extraordinario de Provincia, de 20 mil pesos que se efectivizaría en dos cuotas de 10 mil. Cada intendente expuso sus problemáticas sobre la mesa y se conoció que los municipios chicos están con los números en rojo si se trata de afrontar el bono. Manifestaron que necesitan ayuda del Gobierno provincial. Por este motivo los jefes comunales elaboraron y presentaron una nota al gobernador Gustavo Sáenz y al ministro de Economía, Roberto Dib Ashur. 

“Fue con el objetivo de ver cómo nos pueden ayudar y cómo se instrumentaría esa ayuda porque la verdad es que la mayoría coincidimos en que no podemos pagar 20 mil pesos a cada empleado. No tenemos esa plata”, explicó el titular del Foro de Intendentes, Daniel Moreno, durante la convocatoria que fue tanto presencial como virtual. 

Añadió que en 2021 se dio una situación similar y que los intendentes pagaron lo que pudieron. La idea ahora es encontrar una solución en conjunto. Deslizaron la posibilidad de solicitar subsidios. 
Anticiparon que esperarán una respuesta del ministro de Economía con relación al panorama de los números de la Provincia para saber si será viable la ayuda o no. 

“Creo que todos van a querer el monto de 20 mil pesos, pero nosotros hablamos de plantear un piso de 10 mil pesos como base y después veremos qué se puede hacer, cómo se puede pagar y todo lo demás”, sostuvo Moreno. 
Agregó que también resta dialogar con los distintos sindicatos y gremios para conocer la postura de estos y que no hay que olvidar que se vienen las paritarias. 

Cultura de pago de impuestos

Los municipios tienen distintas realidades. Por esta razón, los intendentes expusieron que no pueden establecer aún un monto del bono en general. 
En algunas localidades existe una “cultura de pago” de impuestos por parte de los vecinos pese a la crisis económica y sanitaria, y en otros no, por lo que la situación es delicada. 

Se supo que en Vaqueros, la mayoría de los vecinos está al día con sus impuestos. “Existe una cultura de pago que está buena, pero hay algunos que no pueden pagar. La pandemia y la inflación influyen y sería una locura decir que la plata le alcanza a alguien”, dijo Moreno. El año pasado el bono que se pagó en esa localidad fue de seis mil pesos divididos en dos cuotas de tres mil. 

Contrariamente, Urundel no tiene ninguna empresa ni fábrica cercana por lo que la recaudación es ínfima. “Vive del municipio el 60 por ciento de la población. Es decir, tenés empleados a los cuales pagarles pero no tenés ingresos y así ocurre en varios municipios”, expuso Moreno. 

“Necesitamos cuatro millones”

El intendente de El Carril, Efraín Orozco, explicó que en el municipio que dirige necesitan unos cuatro millones de pesos para afrontar los bonos de casi 180 empleados tanto de planta permanente como contratados y planta política, sin contar los que son eventuales. “Si bien considero que es una medida justa y acertada el bono, ya que la inflación cerró 2021 en 51% y dejó un piso similar para este año y la plata no le alcanza a los trabajadores, es complicadísimo para nosotros encarar este bono”, manifestó Orozco. 

Añadió que ven cómo bajar el piso del bono acorde a la realidad de los municipios. “Tenemos que analizar la realidad”, finalizó. 
En tanto, el intendente de Hipólito Yrigoyen, Alfredo Sosa, señaló que el municipio que encabeza tiene unos 12 mil habitantes y que los recursos con los que cuentan son escasos. La falta de fuente laboral, de generación de capacitación para los ciudadanos, de obras, son las principales problemáticas. 
“Anteriormente hemos pedido financiamiento a la Provincia para pagar los medios aguinaldos porque no podíamos solventarlos. Ese es nuestro panorama”, finalizó Sosa. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...